Confesiones verdaderas

Confesiones verdaderas, 6.0 out of 10 based on 1 rating

1.Ficha técnica

Año: 1981
País: EE.UU.
Dirección: Ulu Grosbard
Título original: True confessions
Intérpretes: Robert De Niro, Robert Duvall, Charles Durning, Kenneth McMillan, Ed Flanders, Cyril Cusack, Dan Hedaya, James Hong
Argumento: John Gregory Dunne (Novela “True Confessions”)
Guión: John Gregory Dunne, Joan Didion
Música: Georges Delerue
Fotografía: Owen Roizman
Duración: 108 min.
Género: Drama, Thriller

2.Sinopsis

Monseñor Desmond Spellacy (De Niro), una nueva promesa en la jerarquía de la Iglesia Católica, tiene un talento para recaudar fondos sólo comparable a su grado de devoción. Cuando su hermano Tom (Duvall), un policía duro, descubre que el sospechoso del asesinato de una prostituta podría ser uno de los principales benefactores de la Iglesia, pide la colaboración de su hermano para atraparlo. Aunque Desmond se debate entre su lealtad a la Iglesia o a su hermano, decide ayudar a este para encontrar la verdad….

3.¿Porqué “Confesiones verdaderas” es una película vocacional? Apuntes para el animador.

La historia que narra Confesiones verdaderas está basada en un caso autentico sin resolver en el que una prostituta con intenciones de artista apareció torturada y asesinada en Los Ángeles en los años cuarente. Es el pretexto para presentarnos a los hermanos Spellacy, un monseñor y un detective, en un proceso de recelos y de perdón mutuos. Desde un punto de vista vocacional nos centraremos sobre todo en la figura de Desmond, que puede ayudar a sacerdotes y seminaristas a reflexionar sobre determinado aspectos del sacerdocio.

El guión está presentado como un flashback. Los dos hermanos se encuentran en una iglesia perdida en el desierto californiano. Desmond revela a su hermano que se está muriendo. Es ante revelación que se desarrolla toda la historia del film como si fuera una confesión entre los dos hermanos, una confesión necesaria antes de la muerte, una confesión que hará posible la reconciliación. Pero ¿qué pasó entre los dos hermanos Spellacy?

Tom ha vivido siempre como la oveja negra de la familia, con una vida disoluta y con cierto libertinaje. Por ello nunca fue aceptado por su madre que siempre prefirió a Desmond. Parece que Tom nunca ha curado esta herida por eso no acepta a su hermano como sacerdote; no comprende que dé la absolución a Jack Amsterdam, hombre de negocios sin escrúpulos. Como Tom tiene cuentas pendientes con él, no dudará en acusarle de la muerte de la prostituta aún sabiendo que Jack es inocente. El problema es que, por carambola, Jack arrastrará también a Desmond al escándalo. En esta trama es la evolución del sacerdote Desmond la que nos interesa.

José Antonio Sanz nos hace esta descripción del joven sacerdote: “Desmond vive la contradicción de un sacerdote en la vida americana. Por una parte es un gran profesional, la mano derecha del cardenal Danaher, con todos los engranajes para ascender en la vida eclesiástica como si se tratara de una corporación. Es un hombre que se desenvuelve bien en el mundo de los negocios y de los poderosos de la sociedad -juega al golf con los adinerados, come en restaurantes de lujo, etc. Entre ellos esta Jack Amsterdam, el “laico del año” que no se ha confesado en veinte años, pero que le ofrece a la dioses unos terrenos al lado de un complejo de casas que él está construyendo -aunque le advierten al cardenal que la “donación” es debida a que la ciudad no quiere construir una escuela allí y por eso las familias no quieren comprar las casas.

Desmond sabe que a pesar de todo su éxito mundano hay algo que no funciona en su vida, por eso busca al sacerdote Seamus Fargo, un cura irlandés con bastante genio que ha denunciado a Des al cardenal porque es un “contador” antes que “sacerdote”. Des se confiesa con este sacerdote tradicionalista y Seamus le dice a la cara: “Te gusta el poder. Te gusta usar del poder, como te dije”. Pero Desmond sabe racionalizar su situación: “¿Cómo vas a hacer algo sin usar el poder? Nuestro negocio es salvar almas y necesitamos un lugar donde hacerlo. Alguien se tiene que preocupar de ello”. El cardenal saca a Seamus de la parroquia por no conformarse a sus deseos; el cardenal prefiere a sacerdotes jóvenes “que hagan lo que les dice por el bien de la Iglesia“.

Debido al escándalo, Desmond terminará sus días en una parroquia olvidada, junto al viejo Seamus de quien dice “me enseñó a ser sacerdote y en ello he encontrado la paz”. Lo que es un fracaso a nivel social (incluso eclesial) se convierte en él en una ocasión de purificación. Tom le pide perdón por haberle arruinado su “carrera eclesiástica”, pero Desmond lo ve de otra manera: “No, Tommy; tú has sido mi salvación. Tú me hiciste recordar lo que había olvidado. Creí ser alguien que no era“. Por eso está preparado para morir, por eso ha cavado ya su tumba.

Otro elemento que merece la pena ser analizado es la imagen que se nos presenta de la Iglesia norteamericana. Efectivamente, aparece como una Iglesia poderosa y con muchos recursos, atada y esclavizada a donantes y bienhechores hipócritas y con doble moral que pueden arrastrar también a la misma Iglesia al escándalo.

En definitiva, Confesiones verdaderas nos ayuda a reflexionar sobre la vida del sacerdote y sus aspiraciones. Desmond disfrutaba con el poder, dentro y fuera de la Iglesia, con una vida activa y con mucho protagonismo. Las tentaciones del mundo no son ajenas a la Iglesia. Pero al final, encuentra el sentido del sacerdocio cuando ha perdido todo eso: cuando recupera la vida interior (al lado de Seamus), cuando sufre la calumnia y la discriminación, cuando vive en el anonimato y en una parroquia olvidada.

4.Para trabajar la película

4.1.Analizamos

  • ¿Cómo vive el joven sacerdote Desmond su ministerio? ¿Qué hace? ¿Se siente realizado?
  • ¿Qué representa el viejo Seamus para Desmond?
  • ¿Qué imagen se nos presenta de la Iglesia norteamericana?
  • ¿Cómo ha encontrado Desmond la paz en su vida?
  • ¿Cómo afronta Desmond su muerte? ¿Por qué?
  • ¿Porqué el director Ulu Grosbard ha titulado el film “Confesiones verdaderas”?

4.2.Nos interpela

  • El animador tendrá que adaptar las preguntas al grupo, teniendo en cuenta si se trata de jóvenes que se interesan al sacerdocio, de seminaristas o de sacerdotes. En principio las preguntas están pensadas para un grupo de sacerdotes.
  • ¿Cómo valoras la vida que lleva Desmond como sacerdote? ¿En qué sentido te sientes identificado?
  • Desmond llegó a creerse alguien que en realidad no era. ¿En qué sentido te pasa a ti lo mismo?
  • ¿Cuáles son las tentaciones del mundo que más afectan a la Iglesia hoy?
  • ¿Cómo es la relación de la Iglesia con los poderosos? ¿Cuál es tu trato con ellos?
  • Desmond encontró apoyo en Seamus. ¿Con qué sacerdotes tienes tú confianza para hablar de ti?
  • ¿Qué experiencias de fracaso ministerial has vivido? ¿Cómo te han hecho crecer como sacerdote?
  • ¿Cómo afrontas tú la realidad de la muerte?

4.3.Oramos

  • Canto apropiado y conocido por el grupo.
  • Para la reflexión: AUNQUE ES DE NOCHE.

Poned sobre mi tumba mi nombre.
Y mi apellido: sacerdote.
Y nada más.
Porque jamás he sido
ni querido ser
otra cosa.
Cuidad de que mis manos queden libres
o atadas por la cinta
de mi ordenación.
Y nada más.
Procurad que mis ojos permanezcan
bien abiertos,
asombrados
aún de tanto amor
como me dieron en un lejano día
de San José.
Y decidle a la gente
que perdone,
si tantas, tantas veces me ahorré
yo, que era para ser repartido
como el pan que brotaba
de mis manos.
Explicadles que hubiera
deseado ser transparente para todos
yo, que sabía bien en dónde estaba
la fresca  fuente  fría  de la que mana Dios.
Atrapado por El en la lejana
jaula de mis veintidós años
¡cuántas veces quise ser otras cosas
y me descubrí siendo
tan sólo un expropiado
por utilidad pública, como un cisne encerrado
en su pequeño lago!
¡Y cómo me crecían las espigas
entre las manos! ¡Y cómo me guiaban
sin saber quién ni a dónde!
Y yo, que apenas era un niño, tenía
tantas almas colgadas de mis manos
que ni un gigante hubiera
podido levantarlas. Y llevaba
carbones encendidos en la boca
y no eran mías mis palabras,
ni mío mi corazón.
Pero aquellas palabras alquiladas
y mi prestado corazón caían rebotando
de alma en alma e iluminaban
sin que yo tuviera
aquella luz que a los demás cedía.
La fuente  fría  de Dios transcurría
dentro de mí, mientras yo estaba seco
y mis labios apenas conocían
la frescura  de Dios que regalaban.
¡Ah, cómo me envolvía el misterio!
¡Qué pequeño y enorme el fruto  de mis manos!
¡Qué oscura noche ceñía mis costados
mientras yo daba luz salida no sé de dónde!
Ahora ya sé bien que nada hice
que fuera  mío. Que donde yo ponía
pan o vino, o mi cansancio y mis palabras,
Alguien lo convertía en carne y sangre,
cual si también yo mismo estuviera
consagrado.
Y que yo no sabría jamás
quién bendecía cuando yo bendecía
y que mi voz también amanecía en otros
aunque era noche en mí.
¡Oh, noche que guiaste
cada día mis pasos y que ahora
me sigues sosteniendo en el cansancio,
noche que multiplicas mi diminuto amor,
noche que alumbras mi paso vacilante hacia el final!
Déjame bendecirte con mis manos atadas
que te suplican:
Sigue, sigue,
río de Dios, lamiendo
mis resecas orillas;
sigue tú sosteniendo estos tartamudeos
que nada dicen sino lo que tú dices
a través de mis labios asombrados;
sigue, pan, floreciendo entre mis dedos
hasta que un día duerman, por fin,  mis huesos
mientras tú sigues
hablando a mis hermanos
a través de mi última, definitiva,  noche.
(José Luis Martín Descalzo, Testamento del Pájaro solitario)

  • Palabra de Dios: Mt 16, 21-26.
  • Momento de silencio para meditar la Palabra de Dios que ilumina lo reflexionado sobre la película. También se pueden compartir en grupo.
  • ORACIÓN FUNDAMENTAL

Señor y Dios mío, tú me has creado
porque me amas inmensamente.
Cada vez que he respondido a tu amor,
he experimentado que tu vida
llena mi corazón a rebosar.
Que sea cada vez más consciente
de que tu amor, sin condiciones,
me ha sustentado desde el principio
hasta este preciso momento de mi vida.
Padre, todas las cosas que has creado
me las has ofrecido, amorosamente, como dones
para que, más fácilmente, te reconozca en ellas siempre
y te ofrezca mi alabanza y acción de gracias.
Enséñame a usar sabiamente estos dones
para que te ame cada vez más.
Que su atractivo no me aleje de ti,
que no haga de ellos el objetivo principal de mi vida.
Quiero que seas tú, Señor, el centro de mi ser.
Mi objetivo, en la vida, es estar contigo para siempre.
Dame tu amor y tu gracia para que mi corazón
y mi mente sean totalmente libres
para saber interpretar toda la realidad.
Que no sienta preocupación
por mi salud o enfermedad, por mi riqueza o pobreza,
por mi vida larga o corta.
Que sienta profundamente
que todas las cosas que has creado
y todo lo que encuentro en mi camino
son una revelación de tu amor.
Que sepa siempre verte presente en todo.
Que siempre elija solamente aquellas cosas
y personas que me llevan hacia ti,
y que rechace todo lo que a ti no me lleva
para que sienta que tu Espíritu
me invade en toda su plenitud,
conformándome a la imagen de tu Hijo.

  • Oración

Padre,
haz que surjan entre los cristianos
numerosas y santas vocaciones al sacerdocio,
que mantengan viva la fe
y conserven la grata memoria de tu Hijo Jesús
mediante la predicación de su palabra
y la administración de los Sacramentos
con los que renuevas continuamente a tus fieles.

Danos santos ministros del altar,
que sean solícitos y fervorosos custodios de la Eucaristía,
sacramento del don supremo de Cristo
para la redención del mundo.

Llama a ministros de tu misericordia
que, mediante el sacramento de la Reconciliación,
derramen el gozo de tu perdón.

Padre,
haz que la Iglesia acoja con alegría
las numerosas inspiraciones del Espíritu de tu Hijo
y, dócil a sus enseñanzas,
fomente vocaciones al ministerio sacerdotal
y a la vida consagrada.

Fortalece a los obispos, sacerdotes, diáconos,
a los consagrados y a todos los bautizados en Cristo
para que cumplan fielmente su misión
al servicio del Evangelio.

Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor. Amén.
María Reina de los Apóstoles, ruega por nosotros.
(Benedicto XVI – 2006)

  • Padrenuestro

(Preparado por Carlos Comendador)

GD Star Rating
loading...

No Comments

Leave a Reply