Crash

Crash, 9.0 out of 10 based on 2 ratings

1.Ficha técnica

Dirección: Paul Haggis.
Título original:
Crash
Países:
USA y Alemania.
Año: 2004.
Duración: 100 min.
Género: Drama.
Interpretación: Sandra Bullock (Jean Cabot), Don Cheadle (Detective Graham Waters), Matt Dillon (Sargento Jack Ryan), Jennifer Esposito (Ria), William Fichtner (Jake Flanagan), Brendan Fraser (Fiscal del distrito Rick Cabot), Terrence Dashon Howard (Cameron Thayer), Thandie Newton (Christine Thayer), Chris “Ludacris” Bridges (Anthony), Ryan Phillippe (Hansen), Larenz Tate (Peter).
Guión: Paul Haggis y Bobby Moresco; basado en un argumento de Paul Haggis.
Producción: Cathy Schulman, Don Cheadle, Bob Yari, Mark R. Harris, Bobby Moresco y Paul Haggis.
Música: Mark Isham.
Fotografía:
James Muro.
Montaje: Hughes Winborne.
Diseño de producción: Laurence Bennett.
Dirección artística: Brandee Dell’ Aringa.
Vestuario: Linda M. Bass.

2.Sinopsis

Este apasionante thriller urbano sigue la pista del encuentro fugaz entre un grupo de personajes de diferentes razas, que luchan por superar sus miedos a medida que entran y salen de las vidas de los demás: un detective de policía negro con una madre drogadicta y un hermano desaparecido, dos ladrones de coches que teorizan continuamente sobre la sociedad, el ocupado fiscal del distrito y su irritable esposa, un veterano policía racista (que cuida de su padre enfermo) que no gusta a su joven e idealista compañero, un exitoso director de televisión y su altiva esposa, un inmigrante persa que compra un arma, un cerrajero hispano y su pequeña hija, etc.

3.¿Porqué “Crash” es una película vocacional? Apuntes para el animador.

Después de ver esta gran película uno queda sobrecogido. Sin embargo no es un film que narre una historia, más bien es una fotografía de nuestra sociedad occidental, sobre todo de los EE.UU (Los Ángeles). Son muchas las historias que se cuentan en una secuencia de unas cuantas horas; historias entrelazadas (¿enfrentadas?), historias de prejuicios, racismo, violencia, miedos, dramas, humillaciones… En este sentido, Alberto Abuín escribe: “Haggis coge la ciudad y a sus personajes, los lanza al vacío, y deja que tengan un auténtico y brutal choque entre ellos. Navega por los miedos y esperanzas de cada uno, con timón seguro. A algunos los hace odiosos, a otros adorables, y al resto una unión de ambas cosas. Los mezcla, los enfrenta, y actúa como casi un Dios con ellos, dirigiendo sus vidas en todo momento, haciéndoles pasar por situaciones límite, y haciéndoles ver que a pesar de las estúpidas diferencias raciales, y de lo puta que puede ser esta vida, siempre hay un lugar para la comprensión, para el aceptación, para el perdón, para el amor”.

Sin embargo, no vemos ninguna acción extremadamente violenta que dañe la sensibilidad. El director hace una obra maestra al intercalarnos entre historia e historia momentos de sosiego, de imágenes de calma y música relajada para trascender. Nos da la oportunidad de sobreponernos a lo que vemos, de hacer nuestro lo que hemos contemplado y, sobre todo, de plantearnos muchas preguntas, preguntas sobre el sentido de la vida y del mundo. Y aquí es donde entraremos en nuestra reflexión vocacional. No es posible centrarnos en los personajes pues son muchos. Tampoco en su evolución, pues la historia se desarrolla en apenas día y medio. Nos interesa la película en su conjunto como reflejo de la vida y nuestro lugar en la socidad.

Crash refleja la sociedad multicultural de los EE.UU. donde el racismo y los estereotipos hacia el diferente y el extranjero están a la orden del día. Refleja la desconfianza hacia el prójimo en una sociedad urbana. Todo es confuso y todos son etiquetados, da igual que sean persas y no árabes, tailandeses y no chinos. El hombre actúa por miedo y por eso se protege con armas. Un miedo que atenaza incluso a los que han emigrado al “país de las oportunidades”. “Crash” es una película sobre la gente, sobre los vaivenes anímicos y espirituales de su vivir en la ciudad. En este sentido, más allá de cada historia en particular, los principales focos del film recaen sobre la psicología de los personajes, sus miedos, su paranoia, su sufrimiento, su distanciamiento del otro, su ira, su violencia discriminatoria y su racismo. Si bien cada uno de los protagonistas enfrenta una situación particular, hay algo que trasciende a lo que les sucede y que funciona como nexo en común de todos: el silencio esencial de la mayoría de sus personajes, la sensación de infinita soledad que los invade, el agobio que padecen por sentirse tan desencajados y desconectados con el mundo” (Leandro Marquez)

Somos testigos de la espiral de violencia, como la que vive el presentador negro, que siendo inocente comete la tontería de enfrentarse a la policía por un sentido de revancha. Vemos a un ser humano que no conoce la amabilidad, con reacciones e impulsos agresivos de los que a veces se sorprende. Sí, en ocasiones nos sorprendemos nosotros mismos de lo agresivos que podemos llegar a ser. Vemos un ser humano que vive de mal humor desde el amanecer. Y lo peor de todo, sin saber porqué, sin encontrar razones. Somos testigos de la impotencia que sienten algunos al querer enfrentarse a este mudo racista siendo objeto de manipulación. Un ser humano ambiguo porque ni los malos son tan malos ni los buenos tan buenos. Por eso no deja de ser un acierto que el director eche por tierra los estereotipos de villanos y héroes. Unos y otros son capaces de hacer lo peor y de tener gestos de generosidad. A veces resulta que el enemigo se convierte en amigo y el amigo en enemigo. ¡Es todo tan complejo!

El título “Crash-colisión” es toda una definición ya bien presentada al comienzo del film: “Pasas cerca de la gente, en L.A. nadie te toca, añoramos el contacto. Chocamos sólo para recuperar el contacto”. Es el mismo mensaje que se muestra en la web oficial: “Moviéndonos a la velocidad de la vida, estamos condenados a chocarnos unos con otros”. Este comentario es totalmente revelador: “El tejido narrativo se configura en torno a las diferentes colisiones que se establecen entre cada uno de ellos; encontronazos que pueden simplificarse en accidentes de tráfico, pero cuya sustancia más profunda de significación nos remite a los golpes que en la vida recibimos cada uno de nosotros en lo más íntimo de nuestro ser. El choque como materia narrativa de primer orden, el impacto, la confrontación entre dos realidades contrapuestas, entre las culturas que habitan un espacio que se encuentra en continuo conflicto por generar en su seno un hervidero de incompatibilidades, de odio, de egoísmo y de violencia” (tomado de: http://www.miradas.net/2006/n46/criticas/01_crash.html).

Ante este panorama, es espectador no deja de preguntarse ¿a qué viene tanta violencia? ¿Por qué ese odio? ¿No hay otra manera de solucionar las cosas, de relacionarse unos con otros? ¿En qué ha quedado el mensaje de la Buena Noticia de Jesús? ¿Hago yo lo mismo? ¿Reacciono de la misma manera? ¿Qué puedo hacer yo para cambiar esta espiral de violencia y agresividad?

Sin embargo, en medio de todo esto hay una escena que es el contrapunto de la esperanza, la apertura a la transcendencia. Cuando el persa apunta con la pistola al cerrajero, su hija va a salvarlo porque lleva “un manto protector”. La ingenuidad, la pureza, la abnegación y el amor de una niña que no es capaz de entender el peligro al que se enfrenta, hacen que surja un milagro: nadie muere, todos son salvados y el agresor, redimido. Él, quien necesitaba un arma para sentirse protegido, resulta ser protegido por su ángel. Sin duda esta escena es un rayo de esperanza y nos eleva de esta espiral de violencia.

Crash consiguió los Oscars 2005 a la mejor película, guión y montaje, y a nosotros nos ayuda para reflexionar sobre el sentido de la vida, la violencia, la relación con los otros y nuestra misión en este mundo tantas veces violento.

4.Materiales para trabajar la película.

4.1.Ver y analizar

  • ¿Qué sensaciones te deja la película?
  • ¿Qué historia, personaje o escena te ya llamado más la atención?
  • En general, ¿cómo son las relaciones entre los diversos personajes?
  • ¿Crees que Crash es un fiel reflejo de nuestra sociedad?
  • ¿Qué te sugiere el título de la película? ¿Propondrías otro?

4.2.Nos interpela

  • ¿Qué situaciones de violencia o agresividad has sufrido? ¿Cómo has reaccionado?
  • ¿En qué circunstancias y con quién te muestras especialmente violento?
  • ¿Las relaciones que estableces con los demás son también de “colisión”?
  • ¿Qué haces para controlarte?
  • ¿Qué sensaciones te deja el mundo y la sociedad que se nos muestra en Crash?
  • ¿Qué sentido tiene un mundo así? ¿Es posible otro mundo, otra sociedad?
  • ¿Qué puedes hacer tú al respecto?

4.3.Oramos

  • Canto apropiado y conocido por todos
  • ORACIÓN POR LA PAZ

Buen Dios,
Tú has sido nuestro refugio de generación en generación.
Tú deseas que la Paz se irradie sobre todos los seres humanos.
Dirige con tu espíritu los esfuerzos de la humanidad por lograr que haya
Paz y Justicia entre las naciones de la tierra y fortalece a quienes
gobiernan y trabajan por establecerlas en el mundo.
Ilumina a los que se reúnen con el fin de encontrar medios para
establecer la Paz, y a través de tu palabra, transforma los corazones de
todos los hombres y mujeres del mundo, de modo que busquemos:
la Paz y no la guerra
el Bien Común, antes que el bienestar individual
Tu Justicia, en lugar de la gloria propia.
Tú que nos has dado tu Paz,
permítenos compartirla con quienes están a nuestro alrededor
para que el amor y la armonía estén siempre presentes en nuestras vidas,
que todo el mundo sea feliz, que podamos vivir dignamente y cómo hermanos
y que todos se alegren en tu presencia.
Unidos en la diversidad,
invocamos tu Gracia Infinita y con humildad
te suplicamos recibas nuestra oración y nos conviertas en instrumentos de tu Paz.
Amén.

  • CANCIONES PARA EL DÍA DE LA PAZ

Le regalé una paloma
al hijo del carcelero.
Dicen que la echó a volar
sólo por verle el vuelo.
¡Qué hermoso va a ser el mundo
del hijo del carcelero!
Le regalé un halcón
al hijo del terrorista:
él le cortó pico y garras
para que no hiciera más víctimas.
¡Qué hermoso va a ser el mundo
del hijo del terrorista!
Di semillas de esperanza
al hijo del general;
y él se puso a sembrarlas
con el fusil de papá.
¡Qué hermoso va a ser el mundo
del hijo del general!
Ofrecí un ramo de flores
al hijo del presidente:
él empezó a repartirlas
y a cantar: “Viva la gente”.
¡Qué hermoso va a ser el mundo
del hijo del presidente!
Le regalé mil millones
al hijo del gran banquero;
el los dio a Manos Unidas
a favor de los hambrientos.
¡Qué hermoso va a ser el mundo
del hijo del gran banquero!
(Horacio Guaraní)

  • Lectura de la Palabra de Dios: Jn 20, 19-23
  • Momento para la reflexión personal, oración espontánea y compartida.
  • Oración de S.Francisco de Asís

Señor,
haz de mí un instrumento de tu paz:
donde haya odio, ponga yo amor;
donde haya ofensa, ponga yo perdón;
donde haya discordia, ponga yo armonía;
donde haya error, ponga yo verdad;
donde haya duda, ponga yo fe;
donde haya desesperación, ponga yo esperanza;
donde haya tinieblas, ponga yo luz;
donde haya tristeza, ponga yo alegría.

Que no me empeñe tanto
en ser consolado, como en consolar;
en ser comprendido, como en comprender;
en ser amado, como en amar;
porque dando, se recibe;
olvidando, se encuentra;
perdonando se es perdonado;
muriendo, se resucita a la vida.

  • Padrenuestro

(Preparado por Carlos Comendador)

Puedes ver aquí el trailer de la película.

GD Star Rating
loading...

No Comments

Leave a Reply