La familia Savages

1.Ficha técnica

Dirección y guión: Tamara Jenkins.
País: USA.
Año: 2007.
Duración: 113 min.
Género: Drama, comedia.
Interpretación: Laura Linney (Wendy Savage), Philip Seymour Hoffman (Jon Savage), Philip Bosco (Lenny Savage), Cara Seymour (Kasia), Peter Friedman (Larry), Gbenga Akinnagbe (Jimmy), Tonye Patano (Srta. Robinson), Guy Boyd (Bill), David Zayas (Eduardo), Debra Monk (Nancy Lachman).
Producción: Ted Hope, Anne Carey y Erica Westheimer.
Música: Stephen Trask.
Fotografía: Mott Hupfel.
Montaje: Brian A. Kates.
Diseño de producción: Jane Ann Stewart.
Vestuario: David C. Robinson.

2.Sinopsis

Dos hermanos, Wendy (Laura Linney) y Jon (Philip Seymour Hoffman), tras vivir años separados, se ven obligados a convivir de nuevo para cuidar de su padre enfermo, Lenny Savage, con el que no se hablaban en los últimos veinte años. (FILMAFFINITY)

3:¿Por qué “La familia Savages” es una película vocacional? Apuntes para el animador

Como nos dice su directora, Tamara Jenkins, “La familia Savages” es una historia que no trata sólo de enfrentarse a la muerte, sino también, de vivir la vida, incluso en la más pequeña de las maneras”. Nos enfrentamos pues, a un aspecto esencial e inevitable de la vida: la muerte, el envejecimiento, la enfermedad, los conflictos de familia… Pero ¿cómo procesamos todo esto? ¿Cómo lo vivimos, qué sentido le damos? Wendy y Jon lo harán cada uno a su manera, pero necesitarán apoyarse uno en el otro para no derrumbarse.

Veamos primero cómo se nos describen cada uno de los personajes. En general podemos decir que Wendy y Jon son dos almas a la deriva, física y emocionalmente distanciados entre ellos porque desde hace tiempo han dejado que se enfríe su relación. Rondan ya los cuarenta y no han sabido edificar su vida sobre unos cimientos seguros. Se encuentran en el aire. Emocionalmente son frágiles y viven con ciertos mecanismos de defensa que les impiden encarar las responsabilidades de la vida, cosa que les hace realmente vulnerables.

Vemos que Wendy aspira a ser dramaturga, pero sus intentos se cuentan por fracasos. Por eso acepta los trabajos que puede mientras que intenta colocar una obra teatral basada en su propia experiencia familiar. Incapaz de comprometerse con nadie, vuelca su afecto en un gato y una planta y se consuela con el sexo que le ofrece un vecino casado. Su hermano Jon es profesor universitario de teoría del teatro y que ahora estudia la obra de Bertolt Brecht, mientras que su falta de compromiso con una novia polaca hace que ésta sea obligada a volver a su país.

Como nos dice Julio Rodríguez Chico, a modo de resumen podemos decir que “en el fondo, son dos personas tristes y fracasadas, dos adultos aún en proceso de maduración, quizá porque es lo que recibieron de una madre que pronto les abandonó y de un padre con el que no se hablan desde hace tiempo”.

Con esta experiencia personal, deben enfrentarse a la demencia de su padre, como si fueran Hansel y Gretel. La directora nos lo explica así: “Hansel y Gretel es realmente una historia acerca de niños que se enfrentan a la muerte por primera vez; son rechazados por sus padres, se ven arrojados al bosque y obligados a encontrar su propio camino, a crecer y, cierto sentido, a convertirse en personas. De modo que comencé a ver a Wendy y a Jon como una versión moderna, de mediana edad, de Hansel y Gretel, un hermano y una hermana obligados a hacer un viaje a esta surrealista Tierra de la Ancianidad en la que no están muy seguros de sobrevivir”.

Ante el drama de la enfermedad y la muerte de su padre, Wendy espera de un modo obsesivo hacer todo bien desde un complejo de culpabilidad. Y Jon intenta mantener un sentido realista y distante con cierto desapego. Ambos “intentan adoptar posturas tan diferentes entre sí como insuficientes, en lo que no es otra cosa que el miedo a enfrentarse a la propia realidad. Wendy sufre con inquietud e histeria la situación en que se queda su padre, mientras que Jon se esfuerza por reprimir sus sentimientos con análisis juiciosos y poco afectuosos. Y ambos ahogan su fracaso personal y su sentimiento de culpa entre calmantes y antidepresivos, trasladando su distinta percepción de la realidad a las obras que escriben para el teatro. Dos mundos y dos maneras de acercarse a la vida que requieren un aprendizaje, que aún pueden alcanzar ante un padre senil que necesita de su ayuda”. (Recomendamos vivamente leer toda la crítica de Julio Rodríguez Chico )

Como conclusión final y desde el punto de vista de la familia, recogemos de TAC este interesante párrafo: “No obstante el tono crudo –no hay concesiones al sentimentalismo- y a veces pesimista y carente de trascendencia, la película demuestra, una vez más, que la familia es una institución que sostiene a las personas y, por tanto, a la sociedad a pesar de los grandes errores que cada uno pueda cometer y a pesar de los grandes defectos que cada uno tenga. En este caso, una familia que nunca funcionó debe hacerlo a las puertas de la muerte de uno de sus miembros. Sin experiencia en el compromiso y en dar cariño y afecto, Wen, Jon y su “demente” padre –interpretados por un magistral trío de actores- se convierten para el espectador en una oportunidad para reflexionar sobre el papel que cada uno juega en ese fantástico puzle que es la vida. Precisamente, en ese periplo, los dos hermanos se acercarán a la madurez en un camino que la película no deja completo, pero sí iniciado y bien encarrilado”.

El desenlace de la película se nos queda abierto. Y casi es mejor así. Se nos presenta la vida como un problema y una (o dos) maneras de hacerle cara. A cada uno de sacar las conclusiones oportunas. Por eso en “La familia Savages” encontramos valores vocacionales como el sentido de la vida, de la muerte y del sufrimiento, la madurez personal, el compromiso… Hay que ver si cuando uno se plantea la vocación en su vida es lo suficientemente maduro como para asumir este compromiso y cuál es el sentido que le da a su vida. Todas estas ideas se pueden profundizar en el debate.

4.Materiales para trabajar la película

4.1.Ver y analizar

  • ¿Cómo describirías los personajes de Wendy y Jon? ¿Cómo es su familia?
  • ¿Qué les hace salir de la monotonía de su vida?
  • ¿Cómo afronta cada uno de ellos la enfermedad y la muerte de su padre?
  • ¿Cómo evoluciona la relación entre los dos hermanos?
  • ¿Cómo presenta la directora la historia? ¿Peca de pesimismo?

4.2.Nos interpela

  • ¿En qué sentido te sientes identificado con alguno de los personajes?
  • ¿Qué experiencias tienes tú de enfermedad, sufrimiento y muerte? ¿Cómo lo has vivido?
  • ¿Qué sentido tiene para ti el sufrimiento y la muerte?
  • ¿Qué es lo que te dificulta asumir algunos compromisos en tu vida?
  • ¿Hay alguna decisión de tu vida que estás retrasando? ¿Por qué?

4.3.Oramos

  • Canto apropiado y conocido por el grupo.
  • Poema LAS MULETAS

Durante siete años no pude dar un paso.
Cuando fui al médico me preguntó:
¿Por qué llevas muletas?
Porque estoy tullido, respondí.

No es extraño, me dijo.
Prueba a caminar. Son esos trastos
los que te impiden andar.
¡Anda, atrévete, arrástrate a cuatro patas!

Riendo como un monstruo,
me quitó mis hermosas muletas,
las rompió sobre mi espalda sin dejar de reír,
y las arrojó al fuego.

Ahora estoy curado. Ando.
Me curó una carcajada.
Tan sólo a veces, cuando veo palos,
camino algo peor por unas horas.

(Bertolt Brecht / De “Poemas y Canciones”)

  • Citas:

Hay hombres que luchan un día
y son buenos.
Hay hombres que luchan un año
y son mejores.
Hay hombres que luchan muchos años
y son muy buenos.
Hay los que luchan toda una vida:
esos son los imprescindibles.
(B.Brecht)

La vida sólo puede ser comprendida mirando para atrás, más sólo puede ser vivida mirando para adelante. (S.Kierkegaard)

  • Palabra de Dios: 1 Cor 4, 9-16
  • Momento de silencio personal, la meditación personal de la Palabra de Dios en el marco del debate de la película.
  • Oración: ENVÍANOS LOCOS

¡Oh Dios! Envíanos locos,
de los que se comprometen a fondo,
de los que se olvidan de sí mismos,
de los que aman
con algo más que con palabras,
de los que entregan
su vida de verdad y hasta el fin.
Danos locos,
chiflados,
apasionados,
hombres capaces
de dar el salto hacia la inseguridad,
hacia la incertidumbre
sorprendente de la pobreza;
danos locos,
que acepten diluirse en la masa
sin pretensiones de erigirse un escabel,
que no utilicen
su superioridad en su provecho.
Danos locos,
locos del presente,
enamorados de una forma de vida sencilla,
liberadores eficientes del proletariado,
amantes de la paz,
puros de conciencia,
resueltos a nunca traicionar,
capaces de aceptar cualquier tarea,
de acudir donde sea,
libres y obedientes,
espontáneos y tenaces,
dulces y fuertes.

Danos locos, Señor, danos locos.
(L.J. Lebret.)

  • Padrenuestro

(Preparado por Carlos Comendador)

Puedes ver aquí el trailer de la película (en inglés).

GD Star Rating
loading...

No Comments

Leave a Reply