La figura del padre Christopher en “Disparando a perros”

La figura del padre Christopher en "Disparando a perros", 10.0 out of 10 based on 1 rating

1.El padre Christopher

Aunque ya hemos presentado Disparando a perros en nuestra web, lo volvemos a hacer en el contexto del año sacerdotal, para centrarnos aún más en lo que es y hace un sacerdote en una situación extrema como es un genocidio. Esta reflexión viene a ser un complemento a la guía ya presentada. Conviene, sin embargo, darle un vistazo al “cómo se hizo” porque aquí se nos explica que el personaje del padre Christopher está inspirado en el sacerdote bosnio Vjeko Curic quien murió asesinado en 1998 después de haber sido uno de los dos sacerdotes blancos que se quedó durante el genocidio y después de haber salvado la vida a muchos tutsis.

La primera observación sobre el padre Christopher es verle como es: un misionero que  lleva trabajando más de treinta años en Rwanda. Aparece sencillo, tranquilo y poco dado al protagonismo. Trabaja en una escuela (su escuela) y es conocido tanto por la gente sencilla como por las autoridades.

El genocidio que se está llevando a cabo en Rwanda nos lleva a una situación crítica y en esta situación vamos a ver cómo reacciona el padre Christopher. A veces sin quererlo, el constraste con las reacciones del joven voluntario Joe, nos ayudarán a encontrar lo que hay de extraordinario en el padre Christopher. Quizá lo que nos llama poderosamente la atención es su serenidad. No le vemos sumergido en un activismo frenético queriendo ser protagonista y buscando la solución al problema del genocidio. No busca esta solución porque, después de sus años de experiencia, se da cuenta que esta vez la cosa es grave, muy grave (“¿no será ya la hora de empezar a rezar?” le dice al capitán). Es quizá una serenidad que brota del saber que los tutsis que están en su escuela están condenados a muerte sin posibilidad de escapatoria. Es una serenidad que brota de su fe profunda, por ello reconoce que su sola misión no puede ser otra que la de consolar a los que van a morir. ¿Qué aporta entonces el padre Christopher? El sentido de la muerte, el sentido de la vida.

Para profundizar algo más, resaltamos algunas escenas que nos ayudan a descubrirle mejor:

-La primera es la discusión que tiene con Joe. Él viene acelerado porque la gente necesita leña, justo cuando Christopher se prepara a celebrar la misa. Ante la insistencia del joven le dice: “Soy un sacerdote católico en un país católico. En momentos difíciles, las personas necesitan comulgar con Dios”. Efectivamente vemos cómo el africano baila y canta con alegría en la misa.

-El padre Christopher sabe que un sacerdote y sus fieles han sido matados a machetazos. Empieza a vislumbrar la posibilidad de la muerte para él (más adelante dirá que “ha llegado el momento de hacer el equipaje”, expresión muy rebeladora). No obstante, como sale a celebrar la misa a un convento de religiosas como lo ha hecho todos los lunes durante años. Y ante la incomprensión y el miedo de Joe, afirma un “sí que es necesario” que nos hace entrever el misterio de su persona.

-La realidad que ve el padre Christopher es tan brutal que le pone en crisis. No entiende que después de tantos años de evangelización sean los cristianos los que se maten unos a otros. Sólo venían a la iglesia y hacían las cosas porque se les decía y … obedecían. “Siempre se mantuvo la esperanza, lo único que hemos tenido. Ahora se nos acaba”.

-La despedida final está llena de elementos sorprendentes. Ante el anuncio de la salida de las fuerzas de la ONU Joe dice que no hay nada que hacer. Y sí, hay que evitar que los chicos que hacían la catequesis mueran sin haber comulgado. Eso es lo que hace el padre Christopher. Y sorprende la serenidad de los asistentes y la alegría de los padres cuyos niños han tomado la Comunión.

-También merece ser resaltada la despedida que hace de Joe porque es una confesión de fe: “Dios está aquí mismo sufriendo. Su amor está aquí y mi corazón está aquí y mi alma. Si  me voy, no volveré a encontrarla”. Se queda para que sus cristianos no se sientan abandonados. Es el último gesto de amor, sabe que compartirá su mismo destino. Hizo una promesa de que se quedaría y la cumplió.  Sin embargo, no culpabiliza a Joe por su partida.

Así es el padre Christopher, un sacerdote que no aporta soluciones políticas a un conflicto que le sobrepasa. Se limita a estar con los que sufren, a sufrir con ellos, y a llevarles el consuelo del Cristo resucitado. Es un hombre de fe, pero es hombre, y le vemos  también en crisis, desmoronado, asustado por momentos, incluso cabreado con la ONU, pero sin dejar de amar, hasta la muerte.

2.Materiales para trabajar la película

2.1.Vemos y analizamos

  • ¿Cómo descubrimos al padre Christopher antes de que comience el conflicto? ¿Quién es, qué hace?
  • ¿Qué actitudes desarrolla el padre Christopher durante la crisis? ¿Qué es lo que ofrece a la gente?
  • ¿Cuáles son las decisiones que toma y no entiende Joe? ¿Por qué no las entiende?
  • ¿Qué consigue el padre Christopher quedándose?
  • ¿Qué imagen se nos presenta el padre Christopher?

2.2.Nos interpela

  • ¿Qué elemento de la vida del padre Christopher te ya llamado más la atención? ¿Por qué?
  • ¿En qué aspectos de la figura del sacerdote, tal y como se nos presenta, no estás de acuerdo?
  • ¿En qué sentido este testimonio te interpela como sacerdote o seminarista?
  • Si te encontrases en una situación similar, ¿qué hubieras hecho?
  • Pero en las situaciones corrientes y cotidianas, las normales de cada día, ¿qué actitudes, talante, espíritu… te sugiere el ejemplo del padre Christopher?

2.3.Oramos

Siempre proponemos un esquema de oración. Proponemos remitirse al post ya publicado.

(Preparado por Carlos Comendador)

GD Star Rating
loading...

No Comments

Leave a Reply