La historia de Marie Heurtin

1.Ficha técnica

Título original: Marie Heurtin.
Dirección: Jean-Pierre Améris.
País: Francia.
Año: 2014.
Duración: 95 min.
Interpretación: Isabelle Carré (sor Marguerite), Ariana Rivoire (Marie Heurtin), Brigitte Catillon (madre superiora).
Guion: Jean-Pierre Améris y Philippe Blasband.
Producción: Denis Carot y Sophie Révil.
Música: Sonia Wieder-Atherton.
Fotografía: Virginie Saint-Martin.
Género: Biopic, drama.

2. Sinopsis

Sorda y ciega de nacimiento, Marie Heurtin, de 14 años de edad, es incapaz de comunicarse. El padre de Marie, un humilde artesano, no puede pagar el ingreso de su hija en un asilo. Desesperado, acude al Instituto Larnay cerca de Poitiers, donde las monjas cuidan de mujeres sordas. A pesar del escepticismo de la Madre Superiora, la hermana Marguerite, una monja joven, acoge esta “pequeña salvaje” bajo su protección y hace todo lo posible para educarla y sacarla de la oscuridad.

3. Reflexión vocacional

La película narra una historia real centrada en la relación entre Marie Heurtin, una niña sorda y ciega que se comporta de modo salvaje, y la hermana Marguerite, la joven monja tuberculosa que se dedicará a educarla. Me centraré sólo en hacer una lectura vocacional. Para profundizar en un análisis más amplio de la película remito a las críticas de cinemanet y a una entrevista de miradas de cine con el director Jean-Pierre Améris.

El primer valor vocacional que encontramos es la fe. Dice el director que no quiso hacer una película religiosa, sino contar la historia de una mujer con una fe de hierro. La fe de Marguerite hace referencia tanto a Dios como a Marie. Efectivamente la tarea que lleva a cabo la religiosa es ardua, llena de obstáculos. Pero se siente enviada, con una misión. Es consciente de sus problemas de salud y de la cercanía de la muerte y siente la premura de terminar su obra antes de morir. Sólo podrá llevar a cabo esta misión afirmando su fe en Dios.

Por otro lado, la fe que deposita en Marie está llena de confianza. Es una fe ciega en su capacidad de crecimiento y aprendizaje. La vida de Marguerite es la encarnación viva de un “tengo confianza en ti, tú lo puedes hacer”. A pesar de las discapacidades sensoriales de Marie, ella cree en la dignidad absoluta de su persona, hasta llegar a consagrarse exclusivamente a ella.

Realmente La historia de Marie Heurtin es un homenaje a los educadores en general. Pero podemos ir más allá. Marie es una chica encerrada en sí misma, pues no se puede comunicar. Es una alma prisionera. La misión de la hermana Marguerite será la de liberar esta alma abriéndola al encuentro con el mundo, con los demás y con Dios. Esta liberación es una parábola de la misión a la que está llamada la vida religiosa.

Sin embargo, este trabajo de liberación sólo podrá realizarse desde dos coordenadas: el trabajo y la dedicación constante, por una parte, y la implicación personal y afectiva por otra. La hermana Marguerite es una mujer trabajadora, pragmática y práctica que no se refugia en una espiritualidad vacía. No se detiene ante las dificultades, sino que busca creativamente todo tipo de soluciones para superarlos. Los progresos que hace Marie no vienen caídos del cielo, sino que son fruto de la dedicación tenaz de Marguerite.

Ante la imposibilidad de comunicarse con la palabra, Marguerite se servirá del lenguaje del amor, del afecto, que se expresa de manera particular con el tacto.  Así, Marie aprenderá a conocer el mundo con las manos. De este modo, los gestos y caricias terminarán implicado personalmente a las dos en una relación personal. Ambas se ayudan mutuamente a crecer, por lo que este encuentro las va transformando. Conviene resaltar que el guion no se centra en la vida de la comunidad religiosa, sino en la relación personal que se establece entre Marie y la hermana Marguerite, sobre todo en la implicación personal y afectiva de ésta.

La historia de Marie Huertin nos ofrece, en definitiva, un canto a la vida religiosa que se hace presente en las periferias de la sociedad. Allí donde está presente la cultura del descarte, tan denunciada por el Papa Francisco, allí las religiosas viven y operan la misericordia. Su virginidad se convierte en una maternidad capaz de dar la vida a los despreciados, a los que no cuentan. Tan es así, que Marguerite, morirá enferma y exhausta, como consecuencia de un martirio que se ha ido viviendo día a día.

4. Materiales para trabajar la película

4.1.Ver y analizar

  • ¿En qué situación se encuentra Marie Heurtin? ¿Qué puede simbolizar?
  • ¿Porqué la hermana Marguerite insiste en dedicarse a Marie?
  • ¿Cómo logra comunicarse con ella?
  • ¿Cómo consiguen hablar de Dios?
  • ¿Qué imagen de la vida religosa presenta la película?
  • ¿Qué valores guían y sostienen a la hermana Margarite?

4.2.Nos interpela

  • ¿Qué imagen de la película te ha sorprendido más? ¿Porqué?
  • ¿Alguna vez te has sentido incommunicado y, por ello, marginado o excluido? ¿Quién y cómo te ayudó?
  • ¿Qué personas en nuestro entorno se encuentrar en una situación parecida a la de Marie?
  • ¿Qué podemos hacer para ayudarles, para mostrarles misericordia?
  • ¿En qué sentido tu fe te ha sostenido en las dificultades?

4.3. Rezamos

  • Canto
  • ENVÍAME, SEÑOR

Señor, cuando tenga hambre,
envíame alguien necesitado de alimento.
Cuando tenga sed,
envíame alguien necesitado de bebida.
Cuando tenga frío,
envíame alguien necesitado de calor.
Cuando esté disgustada,
envíame alguien a quien consolar.
Cuando no pueda con mi cruz,
hazme compartir con algún otro su cruz.
Cuando me sienta pobre,
que comparta lo que tengo con el que tenga menos.
Cuando no tenga tiempo,
envíame alguien a quien pueda ayudar unos minutos.
Cuando esté desanimada,
dame alguien a quien poder animar.
Cuando me sienta incomprendida,
dame alguien que necesite comprensión.
Cuando piense únicamente en mí misma,
atrae mi atención hacia los otros.
(Santa Teresa de Calcuta)

  • Palabra de Dios: Mc 7, 31-37; curación de un sordomudo
  • Reflexión personal. Peticiones espontáneas.
  • Aquí me tienes

Aquí me tienes, Padre,
aprendiendo a vivir en tu casa
y dejando que tu mensaje cale. ¡Cuenta conmigo!
No soy mucho
ni valgo mucho
ni tengo mucho.
Soy un simple servidor tuyo.
Aquí me tienes, Padre.
Quiero aprender a vivir en tu casa.
Pero aumenta mi fe,
que es bien débil;
y mi amor a todos,
que sigue siendo torpe;
y mi esperanza niña,
con tantas promesas…,
cuida, corrige y eleva.
Aquí me tienes, Padre.
Quiero que tu mensaje me cale,
que me ares y siembres tu proyecto de hermandad,
tu respeto a los pequeños, tu perdón al ser ofendido,
tu servicio siempre gratuito…
Aquí me tienes, Padre.
Cuenta conmigo,
aunque haya silencios o estallidos,
olvidos y guerras secretas.
Creo en la alegría de servir.
Creo en la grandeza de la pequeñez.
Creo en quien dignifica al otro con su hacer.
Creo en la fuerza de la fe,
porque es don
de valde y sin cargo.
Creo en ti,
y creo un poco… en mí.
Aquí me tienes, Padre.
Aquí me tienes…
para servir
tu mensaje y comida,
en estos lares,
como me enseñes,
Padre.
(Florentino Ulibarrí)

  • Oración que las Misioneras de la Caridad rezan cada día:

Oh, Cristo Jesús,
Tú que has mostrado tanta compasión
para las multitudes desamparadas;
Tú que te has inclinado sobre
los leprosos, los ciegos, los enfermos,
los lisiados, los hambrientos, los abandonados y los prisioneros;
Tú que les has cuidado
y les has hablado con amor,
que les has llevado la esperanza
y les has prometido la bondad de Tu Padre;
oh, Cristo Jesús,
ven a socorrernos.
Ayúdanos a difundir Tu misericordia.

  • Padrenuestro.

Preparado por Carlos Comendador.

GD Star Rating
loading...

No Comments

Leave a Reply