La Reina

La Reina, 7.0 out of 10 based on 1 rating

1.Ficha técncica

Director: Stephen Frears.
Gión: Peter Morgan
Producción:
Granada Screen, Pathé Renn Peod., France 3 Cinema, Canal + BIM  Distribuziones. GB, F, It, 2006.
Duración: 97 min
Género : Biopic, drama
Intérpretes: Helen Miren (Reina Isabel), Silvia Syms (Reina madre), James Cromwell (Príncipe Felipe), Michael Shenn (Tony Blair), Helen McGrory (Cherie Blair),
Alex Jennings (Príncipe Carlos), Tim McMullan (Stephen Lamport), Roger Adams (Sir Robin Janvrin),  Lola Peploe (Secretaria de Janvrin).
Año: 2006
Fotografía: Affonso Beato (color).
Música: Alexandre Despiat.
Montaje: Lucia Zuchetti.

2.Sinopsis

Cuando la noticia de la muerte de la princesa Diana, indudablemente le mujer más famosa del mundo, golpea al incrédulo y sorprendido público británico, la reina Isabel II se retira tras los muros del castillo de Balmoral con su familia, incapaz de comprender la respuesta del pueblo a la tragedia. Para Tony Blair;  primer ministro recién elegido, la necesidad del pueblo de consuelo y comprensión de sus lideres esta clara. Al desbordarse las muestras de emoción, el primer ministro debe hallar la manera de volver a conectar a la monarca con sus súbditos. La película se apoya en multitud de entrevistas con personajes conectados estrechamente con la casa real y expertos en el tema para mostrar un retrato intimo y a veces humorístico de una familia en crisis y de un nuevo primer ministro en la cumbre de su poder en un tiempo de un extraordinario dolor público y privado.

3.¿Por qué “La Reina” es una película vocacional? Apuntes para el animador.

Los hechos que narra La Reina son bien conocidos por todos. Esta película hace referencia a la semana posterior a la muerte a Diana de Gales en accidente de tráfico ocurrido en París. Es de agradecer que Frears, el director, no se meta en análisis sobre las causas del mismo desde la perspectiva de la prensa amarilla;  sino que ha preferido centrarse en las decisiones que la Reina de Inglaterra se vio obligada a tomar bajo la presión de los acontecimientos. Es pues un intento de adentrase en los sentimientos de una mujer que se encontró en el dilema de elegir entre seguir la tradición y satisfacer a un pueblo que pedía un poco de misericordia con la que era la madre de sus nietos.

Es por ello, por lo que esta película nos puede ayudar sobre algunos puntos a tener en cuanta a lo hora de tomar decisiones, sobre todo las decisiones importantes como puede ser las que conciernen una opción vocacional.

El director nos presenta a la Familia Real Inglesa como una institución anticuada y anquilosada con el paso de los tiempos. Frears critica la monarquía, a la que presenta como una institución obsoleta, alejada del pueblo y condenada a desaparecer. Pero la muerte de Diana de Gales va a ser la ocasión para cambiar un poco y acercarse más al pueblo, un pueblo al que se han consagrado servir. Y es que la Reina que se creía amada por su pueblo, va a descubrir que ya no comprende a su pueblo, y que muchos reclamaría su abdicación. La Reina que sabía muy bien su papel (dar consejos, guiar y prevenir al gobierno de turno) porque así lo ha hecho con los once Primeros ministros con los que ha trabajado, tendrá que escucha a un Primer Ministro, Tony Blair, aún sin estrenar que la aconsejará desde su responsabilidad constitucional.

La Reina de Inglaterra se enfrenta a una decisión sin precedentes: ofrecer un funeral público a Diana de Gales aunque ya no forma parte de la Familia Real. En contra están los miembros de la misma Familia Real, quienes le piden que reafirme más su autoridad porque a ella nadie le tiene que dar órdenes. A favor están el pueblo y el Primer Ministro que parece saber escucharle y detectar su sensibilidad, sabiendo que con ello gana muchos puntos.

Al final la Reina hará lo que le aconseje el Primer Ministro, aunque no lo haga por convencimiento. Le basta saber que las cosas han cambiado y que ella también lo tiene que hacer. Vemos por ello a la mujer victima de una educación rigorista, en la que no puede expresar sus sentimientos, que comprende que ha perdido la “química” con su pueblo. Por eso tiene que cambiar.

Para los que buscan y disciernen su vocación llegará un momento en el que tendrán que tomar una decisión. Escucharan voces a favor y en contra. Recibirían apoyos y desalientos. ¿A quién van a escuchar? En una situación de cambio personal, de evolución, ¿cómo van a tomar esa decisión? Los valores vocacionales que encontramos son: discernimiento, toma de decisiones…

4.Materiales para trabajar la película.

4.1.Ver y analizar

  • ¿Cómo nos presenta el director a la Familia Real Inglesa?
  • Qué relación tiene la Familia Real, en general, y la Reina Isabel II, en particular, con el pueblo?
  • Ante la realización del funeral de Diana, ¿qué dos posturas tiene que escuchar Isabel II?
  • ¿Qué decisión toma al final la reina? ¿Por qué la toma? ¿Cómo ha evolucionado?
  • ¿Qué papel juega el Primer Ministro, Tony Blair, en todo el proceso?

4.2.Nos interpela

  • ¿En qué sentido te sientes como la Familia Real: anticuado, obsoleto, alejado de los demás?
  • ¿A qué cambios te sientes conducido en tu vida?
  • ¿Qué decisiones importantes tienes que tomar en tu vida?
  • ¿Qué te dicen los demás sobre una opción vocacional? ¿A quién escuchas?
  • ¿Qué dificultades tienes que afrontar para tomar esa decisión?
  • ¿Quién te ayuda en todo este proceso?

4.3.Oramos

  • Canto apropiado y conocido por el grupo
  • Dime: ¡ven!

Si tu me dices “¡ven!” lo dejo todo,
no volveré siquiera la mirada
para mirar a la mujer amada…

Pero dímelo, de tal modo,
que tu voz, como toque de llamada,
vibre hasta el más íntimo recodo
del ser, levante el alma de su lodo
y hiera el corazón como una espada.

Si Tú me dices “¡Ven!”, todo lo dejo,
llegaré a tu santuario casi viejo
y al fulgor de la luz crepuscular;
mas he de compensarte mi retardo
difundiéndome, Oh Cristo, como un nardo
de perfume sutil ante tu altar.
(Antonio Nervo)

  • Ven y sigueme

Te seguiré donde quiera que vayas.
Y cuando te fuiste solo al monte, a orar,
yo dije: ¡qué aburrido!, es de noche, tengo sueño
y además hay un buen programa en la tele.

Y cuando te fuiste al huerto a sudar sangre
yo me puese a temblar y dí la vuelta:
eso sí que no, yo no valgo para enfrentarme
al dolor, es superior a mis fuerzas.

Te seguiré donde quiera que vayas.
Y cuando cargaste la cruz a tus espaldas
yo la vi pesada y no puedo cargar pesos,
tengo la piel fina y delicada.

Y cuando tú dijiste que era estrecho el sendero
y escarpado, yo leía que la comodidad
y la facilidad eran los valores hoy en alza.

Te seguiré donde quieras que vayas.
Y cuanto te clavaron las manos y los pies
alguien me susurró al oído: libres, mejor libres,
en este tiempo no hay esclavos, eso no se lleva.

Y cuando afirmaste que tu comida era
hacer la voluntad del Padre
yo recordé el restaurante de la plaza
donde se come muy bien.

Te seguiré donde quieras que vayas.
Y cuando me pedías: véndelo, déjalo todo,
me pareció imposible, de la noche a la mañana,
desprenderme de tantas cosas buenas.

Y cuando decías: el que encuentre su vida
la perderá, y el que pierda su vida
por mí, la encontrará, yo respondí
que no estaba para adivinanzas o acertijos.

Te fijaste en mí de nuevo. ¿Qué pasó?
“Ven y sígueme”, insististe nuevamente.
Y esta vez dije que Sí:
Te seguiré donde quiera que vayas.
Y empecé a seguirte, ya lo ves.
(Grupo Herramientas Nueve)

  • Texto bíblico: Dt 30, 15-20
  • Tu Evangelio es terrible

Cristo,
he oído predicar tu Evangelio
a un sacerdote
que vivía el Evangelio.
Los pequeños, los pobres,
quedaron entusiasmados;
los grandes, los ricos,
salieron escandalizados,
y yo pensé que bastaría predicar
sólo un poco el Evangelio
para que los que frecuentan las iglesias
se alejaran de ellas
y para que los que no las frecuentan
las llenaran.
Yo pensé que era una mala señal
para un cristiano
el ser apreciado por la “gente bien”.
Haría falta – creo yo –
que nos señalaran con el dedo
tratándonos de locos y revolucionarios.
Haría falta – creo yo – que nos armasen líos,
que firmasen denuncias contra nosotros,
que intentaran quitarnos de en medio.
Esta tarde, Señor, tengo miedo,
tengo miedo porque sé
que tu Evangelio es terrible:
es fácil oírlo predicar,
es todavía fácil no escandalizarse de él,
pero vivirlo…
vivirlo es bien difícil.
(Michel Quoist.)

  • Por las vocaciones

Señor Jesús,
Pastor de nuestras almas, que continúas
llamando con tu mirada de amor
a tantos y a tantas jóvenes
que viven en las dificultades del mundo de hoy:
abre su mente para oír entre tantas voces
que resuenan a su alrededor,
tu voz inconfundible, suave y potente,
que también repite hoy: “Ven y sígueme”;
mueve el corazón de nuestra juventud
a la generosidad y hazla sensible
a las esperanzas de los hermanos que piden
solidaridad y paz, verdad y amor.
Llámalos con tu bondad, para atraerlos a ti.
Préndelos con tu dulzura, para acogerlos en ti.
Envíalos con tu verdad, para conservarlos en ti.
(Juan Pablo II)

  • Padrenuestro

Preparado por Carlos Comendador Arquero

Puede ver aquí el trailer de la película

Cuando la noticia de la muerte de la princesa Diana, indudablemente le mujer más famosa del mundo, golpea al incrédulo y sorprendido público británico, la reina Isabel II se retira tras los muros del castillo de Balmoral con su familia, incapaz de comprender la respuesta del pueblo a la tragedia. Para Tony Blair;  primer ministro recién elegido, la necesidad del pueblo de consuelo y comprensión de sus lideres esta clara. Al desbordarse las muestras de emoción, el primer ministro debe hallar la manera de volver a conectar a la monarca con sus súbditos. La película se apoya en multitud de entrevistas con personajes conectados estrechamente con la casa real y expertos en el tema para mostrar un retrato intimo y a veces humorístico de una familia en crisis y de un nuevo primer ministro en la cumbre de su poder en un tiempo de un extraordinario dolor público y privado.

Cuando la noticia de la muerte de la princesa Diana, indudablemente le mujer más famosa del mundo, golpea al incrédulo y sorprendido público británico, la reina Isabel II se retira tras los muros del castillo de Balmoral con su familia, incapaz de comprender la respuesta del pueblo a la tragedia. Para Tony Blair;  primer ministro recién elegido, la necesidad del pueblo de consuelo y comprensión de sus lideres esta clara. Al desbordarse las muestras de emoción, el primer ministro debe hallar la manera de volver a conectar a la monarca con sus súbditos. La película se apoya en multitud de entrevistas con personajes conectados estrechamente con la casa real y expertos en el tema para mostrar un retrato intimo y a veces humorístico de una familia en crisis y de un nuevo primer ministro en la cumbre de su poder en un tiempo de un extraordinario dolor público y privado.

GD Star Rating
loading...

No Comments

Leave a Reply