Las nieves del Kilimanjaro

1.Ficha técnica

Título original: Les neiges du Kilimandjaro
Año: 2011
Duración: 109 min.
País: Francia
Director: Robert Guédiguian
Guión: Robert Guédiguian (Poema: Victor Hugo)
Música: Pascal Mayer
Fotografía: Pierre Milon
Reparto: Ariane Ascaride, Jean-Pierre Darroussin, Gérard Meylan, Maryline Canto, Grégoire Leprince-Ringuet, Anaïs Demoustier, Adrien Jolivet, Robinson Stévenin, Karole Rocher, Julie-Marie Parmentier, Pierre Niney
Género: Drama

2.Sinopsis

A pesar de haber perdido su trabajo, Michel vive feliz con Marie-Claire desde hace treinta años. Sus hijos y sus nietos los llenan de alegría. Tienen amigos muy cercanos. Están orgullosos de sus actividades sindicales y políticas. Sus conciencias son tan transparentes como sus miradas. Pero ese bienestar salta por los aires cuando dos hombres armados y enmascarados los golpean, los atan y se fugan con sus tarjetas de crédito. (FILMAFFINITY)

 

3.Comentario Vocacional

Las nieves del Kilimanjaro nos habla de un matrimonio: Michel y Marie-Claire. Los dos comparten protagonismo, porque se conocen y se aman tanto, que verdaderamente son un solo cuerpo y un solo espíritu. Viven y actúan como una única persona.

Michel acaba de perder su trabajo por culpa de un expediente de regulación de empleo. Lo pierde como uno más, porque no ha querido beneficiarse del privilegio de ser sindicalista. Cuando se lo comenta a Marie-Claire ella le contesta diciendo: “hay días en que uno se cansa de vivir con un héroe”. Esta escena nos define ya desde los primeros minutos los valores que orientan y guían a este matrimonio: la justica social, la lucha por los derechos de los trabajadores, el ponerse en el lugar del otro, etc…

Sin embargo, a pesar de que Michel está en el paro y de que Marie-Claire desempeña un trabajo humilde, el matrimonio no vive mal. Y eso les crea un cierto malestar. Se sienten algo burgueses. Como si hubieran traicionado sus principios. No están del todo tranquilos.

Un día sufren un robo y pierden el dinero que sus hijos y amigos les habían dado como regalado por sus 30 años de casados.  Uno de los autores del robo resulta ser un joven que también perdió el trabajo en la misma empresa de Michel. Aunque lo detienen y confiesa el delito, Michel y Marie-Claire quieren comprender por qué lo hizo, qué es lo que le movió a actuar de esa manera.

De este modo vamos descubriendo poco a poco el drama familiar que sufre el joven y la responsabilidad que tiene con sus hermanos pequeños. Era su primer robo. Pero está lleno de odio y no muestra signos de arrepentimiento. Michel y Marie-Claire quisieran retirar la denuncia, pero ya no hay vuelta atrás.  Quieren ayudarle, pero él no se deja.

Tanto sus hijos y como su amigo Raúl y su mujer, que también sufrieron el robo, no están de acuerdo con la comprensión que Michel y Marie-Claire muestran hacia el joven. Ellos hablan de justicia. Y les duele que el ladrón haya sido uno de esos obreros por los que Michel ha estado luchado toda su vida. Son dos bandos. Es un enfrentamiento entre la justicia y la misericordia.

Michel y Marie-Claire no podrán evitar la condena, pero sí aliviar al joven de sus cargas. Lo saben los dos. Cada uno de ellos llega a la misma conclusión pero por caminos diversos. Ambos quieren acoger en su casa a los dos hermanitos. Lo mejor es que cada uno lo había decidido por sí mismo, sabiendo que el otro estaría de acuerdo.

No podemos olvidar una referencia vocacional explícita. Encontramos, como si de una perla se tratara, un diálogo vocacional entre Marie-Claire y una de sus hijas, preocupada por algunos problemas de pareja. Marie-Claire le comparte que ella tomó una decisión en su vida. Sacrificó sus sueños de ser enfermera para garantizar el matrimonio y vivir con Michel. Reconoce que fue una renuncia importante, pero gracias a ella, disfruta de la vida que tiene.

El gran valor que resalta Las nieves del Kilimanjaro es la compasión y la misericordia. Esto se concreta en actitudes como el querer ponerse en el lugar del otro, del joven, de sus hermanos…. Querer entender su lógica, su manera de enfrentarse a la vida. La acogida de los hermanos en sus casas ha sido preparada por una acogida previa en el corazón. Porque los corazones de Michel y Marie-Claire ha sido tocado por la miseria de aquella familia desestructurada. La convicción profunda que sientesn, les hace superar miedos, prejuicios y críticas.

Por ello resaltamos la misericordia como valor vocacional fundamental. Todos estamos llamados a ser misericordiosos como Dios que es misericordioso. Todos somos testigos de la misericordia.

Déjense tocar por su misericordia sin límites, para que ustedes a su vez se conviertan en apóstoles de la misericordia mediante las obras, las palabras y la oración, en nuestro mundo herido por el egoísmo, el odio y tanta desesperación. Lleven la llama del amor misericordioso de Cristo a los ambientes de su vida cotidiana y hasta los confines de la tierra” (Papa Francisco, Mensaje para la JMJ 2016).

 

4.Materiales para trabajar la película

4.1.Ver y analizar

  • ¿Cómo describirías la vida matrimonial de Michel y Marie-Claire? ¿Qué valores destacas en ellos?
  • ¿Por qué muestran compasión hacia el joven que les robó?
  • ¿Qué argumentan sus hijos y sus amigos para defender la justicia?

4.2.Nos interpela

  • Michel perdió su trabajo por no servirse de un privilegio que tenía como sindicalista ¿qué hubieras hecho tú en su lugar?
  • En la discusión que hay entre Michel y Marie-Claire con los demás, ¿de qué lado estás tú, de la misericordia o de la justicia?
  • ¿Qué obras de misericordia podemos descubrir en la película?
  • ¿Te consideras una persona compasiva? ¿Qué podrías hacer para vivir la misericordia?

4.3.Oramos

  • Canto
  • Estamos sedientos

Estamos sedientos
pero acudimos a otras fuentes a saciarnos:
sus anuncios nos regalan la “felicidad” en una bandeja
y volvemos a ellos una y otra vez.
Tenemos sed de Justicia,
pero tratamos de calmarla dando un vistoso donativo de vez en cuando.
Tenemos sed de un mundo más igualitario,
pero se nos quita al llegar las vacaciones y
hacer bellos planes de viajar para “dorar” la piel en exóticos lugares en los que gastar tanto,
es una indudable ofensa para tantos y tantas pobres.
Tenemos sed de compartir,
pero, cuando organizamos fastuosos banquetes – en comuniones, bodas….-
o preparamos la fiesta de Navidad, en nuestras mesas se despilfarra,
se desaprovecha y se tira y después, lo justificamos todo porque eso sabemos hacerlo muy bien.
Tenemos sed de perdón y paz,
pero armamos un lío tremendo por cualquier tontería y guardamos viejas deudas.
nos sigue costando mucho perdonar y olvidar.
Tenemos sed, Señor, pero, como ves, se nos nota poco.
Danos sed. Haz que pasemos auténtica sed, para que hablemos menos
y aprendamos a ser más coherentes.
(Juanjo Elezkano)

  • Texto bíblico Lc 7, 11-17
  • Momento de reflexión personal en silencio.
  • Peticiones espontáneas
  • Testamento de Martin Luther King

Me gustaría que alguien contase, en el día de mi muerte,
que traté de vivir en el servicio al prójimo.
Ese día quiero que podáis decir que traté de ser justo
y que quise caminar junto a los que actuaban en justicia,
que puse mi empeño en dar de comer al hambriento,
que siempre traté de vestir al desnudo.
Que dediqué mi vida a visitar a los que sufrían en las cárceles.
No tendré dinero para dejar cuando me vaya.
No dejaré tampoco las comodidades y los lujos de la vida;
porque todo lo que quiero dejar a mi partida
es una vida entregada.
Y eso es lo que os tengo que decir.
Si a alguien pude ayudar al encontrarnos a lo largo del sendero,
entonces mi vida no habrá sido en vano.
Si consigo llevar la salvación al mundo,
si consigo difundir el mensaje que enseñó el Maestro,
entonces mi vida no habrá sido en vano.
(Martin Luther King)

  • Oración para ser misericordiosos

Deseo transformarme en tu misericordia y ser un vivo reflejo de Ti, oh Señor. Que este más grande atributo de Dios, es decir su insondable misericordia, pase a través de mi corazón y mi alma al prójimo.

Ayúdame Señor, a que mis ojos sean misericordiosos para que yo jamás sospeche o juzgue según las apariencias, sino que busque lo bello en el alma de mi prójimo y acuda a ayudarle.

Ayúdame Señor, a que mis oídos sean misericordiosos para que tome en cuenta las necesidades de mi prójimo y no sea indiferente a sus penas y gemidos.

Ayúdame Señor, a que mi lengua sea misericordiosa para que jamás critique a mi prójimo sino que tenga una palabra de consuelo y de perdón para todos.

Ayúdame Señor, a que mis manos  sean misericordiosas y llenas de buenas obras para que sepa hacer sólo el bien a mi prójimo y cargar sobre mí las tareas más difíciles y penosas.

Ayúdame Señor, a que mis pies sean misericordiosos para que siempre me apresure a socorrer a mi prójimo, dominando mi propia fatiga y mi cansancio. Mi reposo verdadero está en el servicio a mi prójimo.

Ayúdame Señor, a que mi corazón sea misericordioso para que yo sienta todos los sufrimientos de mi prójimo. A nadie le rehusaré mi corazón. Seré sincera incluso con aquellos de los cuales sé que abusarán de mi bondad. Y yo misma me encerraré en el misericordiosísimo Corazón de Jesús. Soportaré mis propios sufrimientos en silencio. Que tu misericordia, oh Señor, repose dentro de mí.

Jesús mío, transfórmame en Ti porque tú lo puedes todo. Amén

(Santa Faustina Kowalska)

  • Padrenuestro

Preparado por Carlos Comendador

GD Star Rating
loading...

No Comments

Leave a Reply