Los edukadores

Los edukadores, 7.0 out of 10 based on 1 rating

1.Ficha técnica

Título original: Die fetten jahre sind vorbei
Director: Hans Weingartner
Intérpretes: Daniel Brühl (Jan), Julia Jentsch (Jule), Stipe Erceg (Peter), Burghart Klaussner (Hardenberg)
País: Alemania
Año: 2004
Producción: Hans Weingartner y Antonin Svoboda
Guión: Katharina Held y Hans Weingartner
Música: Andreas Wodraschke
Fotografía: Matthias Schellenberg y Daniela Knapp
Montaje: Dirk Oetelshoven y Andreas Wodraschke
Duración: 126 minutos
Género: Drama

2. Sinopsis

Jan, Peter y Jule están en plena juventud rebelde. Les une la pasión por cambiar el estado de las cosas. Jan canaliza su ira luchando contra las injustas políticas de los ricos. Comparte los mismos ideales con su compañero de piso, Peter, aunque éste de forma más relajada. Jule, la novia de Peter, acaba mudándose al mismo piso cuando no puede llegar a final de mes con su salario de camarera. Jule no sabe que Jan y Peter son “Los edukadores”, los misteriosos autores de actos creativos y no violentos con los que se dedican a avisar a los miembros del club de yates de que “sus días de abundancia están contados”. Pero Jule también tiene un secreto: tuvo un accidente de coche y fue condenada a pagar una suma mensual a Hardenberg, un rico hombre de negocios. Mientras Peter está de vacaciones, Jule y Jan aprovechan para entrar en la villa de Hardenberg y “educarle”. Entre otras cosas, les empuja el creciente sentimiento que les une. Cuando Jan y Jule regresan a la villa la siguiente noche para recoger el móvil que se han dejado, Hardenberg les sorprende. No les queda más remedio que llamar a Peter para que les ayude, aunque se arriesgan a que descubra su romance secreto. El trío decide secuestrar al hombre de negocios y esconderse en la casa que un pariente tiene en las montañas. Estos jóvenes idealistas deberán enfrentarse a los valores de la generación en el poder.

3. ¿Por qué “Los Edukadores” es una película vocacional? Apuntes para el animador.

Esta película es realmente sorprendente por su tema y sus profundos diálogos. Plantea sobre todo el tema de la lucha por un mundo nuevo y mejor desde la óptica de los nuevos movimientos sociales alternativos llamados “antiglobalización”. Si bien, este es un concepto que ofrece muchas dudas a algunos y otras tantas sospechas a otros, debido sobre todo a reducidos grupos de violentos, no es menos cierto que su lema “otro mundo es posible” no deja indiferente a nadie.

Y de esto trata Los Edukadores, de cómo construir ese mundo nuevo. ¿Será una revolución? ¿Hay que acabar con los ricos? ¿Hasta dónde hay que ser violento? ¿Cuál es la relación entre la revolución social y la personal? ¿En qué quedan al paso de los años nuestros ideales y sueños? Estas cuestiones pueden dar lugar a un debate ideológico entre una manera u otra de entender el mundo, su funcionamiento, sobre todo el liberalismo económico y el capitalismo salvaje. Un debate en el que fácilmente se habla de buenos y malos, viendo a unos como la solución al problema que han causado otros (simplismo en el que puede caer la película). Sin embargo es un debate lógico y necesario para tratar estos temas que interesan mucho a los jóvenes por su idealismo y su oposición al mundo de los adultos. Pero este tipo de debate no es el objetivo de nuestra propuesta. Como es bien sabido, nos centraremos en los “aspectos vocacionales” que se pueden rastrear en esta cinta.

En primer lugar nos fijamos el idealismo de estos dos amigos (Jan y Peter). Lo que les mueve es un deseo de querer cambiar el mundo. Tienen claro que no son delincuentes ni ladrones. Tienen “unos principios”. No permanecen indiferentes a la injusticia mundial (se implican contra el abuso en la fabricación de zapatillas de marca) ni a la  injusticia cotidiana y cercana (la primera escena en el autobús). Tienen unos sueños (una ideología, si se quiere) y en cierto modo son coherentes actuando en consecuencia. El hecho de querer “educar” a otros no refleja sino el deseo de hacer cambiar a los demás según su manera de ver el mundo (aquí cabe la discusión). No obstante el debate sobre los medios para llegar a ese fin se muestra en las discrepancias que tienen los dos amigos.

Jule, por su parte, comparte también los ideales de sus amigos pero a otro nivel. Quizá sea ella la que sufre más directamente la injustica del sistema. Trabaja en un restaurante de lujo en el que los clientes se muestran con un snobismo despiadado (quizá un poco exagerado). Además tiene que pagar una indemnización de 94.000 € a un rico por destrozarle el coche en un accidente involuntario. Vive encerrada y esclavizada en el sistema para “pagar el estilo de vida de un ricachón”. Ella sólo llega a expresar su rabia y su disconformidad rayando los coches de los clientes (o del jefe).

Después de haber perdido su trabajo por “no haber cerrado el pico” y defender a un compañero, Jule termina confesando: “No logro encontrar nada en lo que pueda creer”. Para llegar ahí, Jule y Jen nos han dado un par de diálogos interesantes que comienzan con el testimonio de Jule: “antes quería divertirme y ser libre. Luego vienen los compromisos”. De esta conversación me llama poderosamente la atención la capacidad de seducción de Jen. Narrando lo que hace y el porqué de lo que hace, logra avivar y despertar el espíritu derrotado de Jule. Un “ven conmigo” de Jen termina con un “¡Ha sido alucinante!” de Jule. Se produce un contagio de los valores de la revolución, de tal modo que ella va aún más lejos queriendo saltarse las normas de una buena organización y planificación. No obstante los sentimientos que terminarán en enamoramiento también juegan su papel en este proceso de identificación.

La película da entonces un giro que nos lleva al secuestro de Hardenberg por los tres amigos, la consecuente huída y el refugio en un lugar solitario que posibilita diálogos sin desperdicio. Ahí, el director nos ofrece la posibilidad de conocer el otro punto de vista. Hace hablar a Hardenberg para conocer su historia y su evolución personal. En cierto modo, él se ve reflejado en el idealismo de esos jóvenes. En el 68 el fue como ellos, y ahora se mira a sí mismo primero para justificarse y luego para avergonzarse. Por otra parte, Peter, Jean y Jule ven en Harenberg lo que nunca desearían llegar a ser con el paso del tiempo, las obligaciones de la vida adulta o el peso de las decisiones. La frase “ser de izquierda después de los 30 es no tener cerebro y no serlo antes de los 30 es no tener corazón”  da para muchas interpretaciones y discusiones. Pero en definitiva todos tratan de justificarse desde su situación en el presente, y el otro no representa para ellos sino sus propios miedos, una amenaza o la otra cara de su propia vida.

En este punto el aspecto más vocacional que aparece reflejado es el del “amor primero” que con el paso del tiempo se va domesticando y enfriando. El ímpetu y los primeros sueños vocacionales se van dejando a un lado cuando uno “madura”. Dicho de otro manera, también se puede ver la tensa relación que todos vivimos entre nuestro “yo ideal” (lo que aspiro) y el “yo real” (lo que realmente hago). Es nuestra mediocridad y contradicción interna, con la que uno tiene que reconciliarse y encontrar un equilibrio que le haga crecer. Una contradicción que nuestros protagonistas descubren al final que el secuestro del señor Harenberg lo hicieron “para salvar el pellejo, no para salvar el mundo”.

No me resisto a señalar otra perspectiva para la reflexión aún sabiendo que es muy particular. En los diálogos entre los jóvenes y sus sueños con Harenberg y su pragmatismo se descubre un paralelismo casi perfecto de lo que ocurre en nuestras comunidades religiosas en las que los mayores olvidaron que fueron jóvenes, y los jóvenes solo valoran lo nuevo dejando a un lado lo tradicional. Una lectura del film en este sentido puede resultar igualmente interesante.

Los Edukadores ofrece aún muchas posibilidades y toca muchos otros temas: la revolución social y personal, la lucha por la justicia, el ser y el tener en relación a la felicidad, el estilo de vida, el uso del dinero, el consumismo… incluso la amistad cuyo código se rompe cuando uno se enamora de la novia del amigo (tema que no he tocado). Si el animador tiene tiempo, puede ver tantas veces quiera la película para profundizar en estos aspectos que aquí no quedan más que insinuados.

Incorporo un párrafo de JJM:

Ciertamente, tiene cosas interesantes esta segunda película del austriaco Hans Weingartner (Das Weisse Rauschen). Por ejemplo, su mirada crítica a la generación de Mayo del 68 —ahora totalmente aburguesada y sedentaria— y su idealista exaltación de las acciones pacíficas para mejorar la sociedad. «Creo que vivimos una época en que los jóvenes anhelan un cambio político, pero no saben por donde empezar —ha señalado Hans Weingartner—. Es posible que la sociedad haya alcanzado tal punto de individualismo que no deja sitio para el dinamismo colectivo». Esto lo resuelve mínimamente bien Hans Weingartner, con una eficaz puesta en escena hiperrealista, una sólida dirección de actores y un hábil recursos a contrapuntos humorísticos. De todas formas, con demasiada frecuencia cansa la cierta verborrea panfletaria de los diálogos, así como su superficial permisivismo moral respeto al sexo y a las drogas. En este punto se nota que la película tiene los pies de barro, pues su contrapropuesta social y antropológica —frente a la supuestamente podrida e insolidaria sociedad actual—, es demasiado etérea, ácrata y a la postre superficial”.

Temas vocacionales de Los Edukadores: yo ideal-yo real, ideales, felicidad, ser-tener, compromiso, crisis, opción de vida, compromiso, justicia.

En la web oficial de la película se encuentra una entrevista al director de la que se pueden sacar ideas para el debate.

4.Materiales para trabajar la película.

4.1.Ver y analizar.

  • ¿Cuáles son los ideales de Jen y Peter?
  • ¿En qué medida ellos son coherentes con esos ideales?
  • ¿Cuál es la situación de Jule? ¿Cómo cambia ella al conocer la verdadera ocupación nocturna de sus amigos?
  • ¿Qué frase de los diálogos mantenidos con Hardenberg te ha llamado más la atención?
  • -Al final escuchamos la canción Hallelujah de Jeff Buckley cuya versión de Leonard Coen resultó muy popular. Reproduzco la letra y una traducción para responder: ¿qué quiere decirnos el director al ponernos esta canción al final de la película? ¿Qué te sugiere? ¿Cuáles son la imágenes de este peculiar “video-clip”?
Now I’ve heard there was a secret chord
That David played, and it pleased the Lord
But you don’t really care for music, do you?
It goes like this
The fourth, the fifth
The minor fall, the major lift
The baffled king composing HallelujahYour faith was strong but you needed proof
You saw her bathing on the roof
Her beauty and the moonlight overthrew you
She tied you
To a kitchen chair
She broke your throne, and she cut your hair
And from your lips she drew the Hallelujah 

You say I took the name in vain
I don’t even know the name
But if I did, well really, what’s it to you?
There’s a blaze of light
In every word
It doesn’t matter which you heard
The holy or the broken Hallelujah

I did my best, it wasn’t much
I couldn’t feel, so I tried to touch
I’ve told the truth, I didn’t come to fool you
And even though
It all went wrong
I’ll stand before the Lord of Song
With nothing on my tongue but Hallelujah

Escuché que había un secreto acorde
Que David interpretaba para agradar a Dios
Pero a ti no te interesa la música ¿o quizás sí?
La cosa va de esta manera,
la cuarta, la quinta, la menor baja y la mayor sube
El rey perplejo compone aleluya 

Tu fe era fuerte pero necesitaste probarla
Viste a ella bañarse en el cielo,
Su belleza y la luz de la luna te derrocaron
te ató
a una silla de cocina
Rompió tu trono y cortó tu pelo
Y de tus labios dibujó el aleluya

Sabes que tomé el nombre en vano
Y que incluso no conozco el nombre
Pero si lo supiera, ¿qué eso para ti?
Hay un resplandor
En cada palabra
No importa que hayas oído
Sagrada o derrotada aleluya

Lo hice lo mejor que pude, que no fue demasiado
No pude sentir así que intenté tocar
Dije la verdad, no vine para engañarte
E incluso pensando
Que todo fue un error
Estaré tras el Señor de esa Canción
Y de mis labios sólo saldrá un Aleluya

 

4.2.Nos interpela.

  • Imagina que recibes una “visita” de los edukadores y te dejan la nota “tus días de abundancia están contados”, ¿cómo reaccionarías?
  • ¿Cuáles son tus ideales? ¿Cuál es tu sueño?
  • ¿En qué medida eres coherente con tus ideales?
  • ¿Qué sabes tú del movimiento “Otro mundo es posible”? (Evitemos el término “antiglobalización” por su ambigüedad? ¿Has formado parte de algunas acciones organizadas (manifestaciones, foros de internet…)? Relata tu experiencia.
  • Jen le comenta a Jule una manera de hacer frente a la injusticia: primero reconocerla y después actuar. ¿Es suficiente? ¿Qué conclusión sacas si se le compara con el tradición esquema de las comunidades cristianas de base Ver-Juzgar-Actuar?
  • ¿Qué semejanzas y diferencias encuentras entre este movimiento y la propuesta del Reino que nos hace Jesús de Nazaret?
  • ¿Cómo te inspira el mensaje de Jesús diariamente?

4.3. Oramos

  • Canto apropiado y conocido por el grupo
  • Oración: Señor…

Señor, yo quisiera ser viento que barre las calles.
Yo quisiera ser tempestad que arrastre al hombre consigo.
Quisiera ser fuego que arde, quema y alumbra.
Llama que desgarra la noche y la niebla.
Quisiera ser igual que las aguas que murmuran,
igual que el Gran Rio, libre de ataduras…
Señor, yo quisiera ser fuente  que no cese de brotar,
un arroyo que corre junto al camino,
eco que grite en el bosque.
Yo quisiera ser bosque en que los hombres se pierdan,
y prado sobre el que reposen,
sombra que refresque,
y fruto maduro que caiga del árbol a los pies del hambriento.
Señor, yo quisiera ser tormenta oscura, en el cielo,
nube que se arrastre negra sobre la ciudad.
Rayo quisiera ser, que caiga del cielo,
y como el rodar del trueno en los valles profundos
y en los montes poderosos.
Como noche quisiera ser yo,
la que extraña despierta la nostalgia de los hombres,
y como viento que sopla a través de los árboles del otoño.
Señor, sé Tú la tempestad y la noche y la luz y el día,
y el mediodía ardiente.
(C.Bliekast)

  • Palabra de Dios: Rom 7, 15-25
  • Reflexión personal. Momento también para compartir lo que hemos pensado en torno a la película a la luz de la palabra de Dios. Oración espontánea.
  • Gritaré

Si no encuentro la alegría,
buscaré, buscaré.
Si se aleja algún amigo,
lloraré, lloraré.
Si en un hogar no me quieren,
marcharé, marcharé.
Si no encuentro la alegría,
buscaré, buscaré
Pero si llora mi pueblo,
si quitan la libertad a mis hermanos,
gritaré.
Por los caminos,
con mis gentes lucharé.
Gritaré por los caminos.
Gritaré por los caminos,
con mi pueblo moriré.
Cuando no tenga esperanza,
rezaré, rezaré.
Cuando me sienta vencido,
seguiré, seguiré.
Cuando fracase en la vida,
callaré, callaré.
Cuando no tenga esperanza,
rezaré, rezaré.
Pero si llora mi pueblo…
(R.Cantalapiedra)

  • Peticiones

A tantos jóvenes que buscan y no encuentran el sentido de sus vidas
-Dales tu vida Señor.

A tantos jóvenes que dudan y tienen miedo de optar en su vida.
-Dales tu vida Señor.

A tantos jóvenes desilusionados y cansados de vivir.
-Dales tu vida Señor.

A tantos jóvenes que buscan en la droga, en el alcohol, en el sexo… un medio para evadirse de la realidad.
-Dales tu vida Señor.

A tantos jóvenes que se sienten incomprendidos y pasan de todo.
-Dales tu vida Señor.

A tantos jóvenes que luchan y se comprometen por los demás.
-Dales tu vida Señor.

  • Padrenuestro

Preparado por Carlos Comendador
Puedes ver aquí el trailer de la película.

GD Star Rating
loading...

No Comments

Leave a Reply