Natividad (La historia)

Natividad (La historia), 4.0 out of 10 based on 3 ratings

1.Ficha técnica

Dirección: Catherine Hardwicke.
Título original: The Nativity Story.
País: USA.
Año: 2006.
Duración: 90 min.
Género: Drama.
Interpretación: Keisha Castle-Hughes (María), Oscar Isaac (José), Hiam Abbass (Ana), Shaun Toub (Joaquín), Alexander Siddig (Arcángel Gabriel), Nadim Sawalha (Melchor), Eriq Ebouaney (Baltasar), Stefan Kalipha (Gaspar), Said Amadis (Tero), Stanley Townsend (Zacarías), Ciarán Hinds (rey Herodes), Shohreh Aghdashloo (Isabel).
Guión: Mike Rich.
Producción: Wyck Godfrey y Marty Bowen.
Música: Mychael Danna.
Fotografía:
Elliot Davis.
Montaje: Robert K. Lambert y Stuart Levy.
Diseño de producción: Stefano Maria Ortolani.
Vestuario: Maurizio Millenotti.

2.Sinopsis

Historia de una joven llamada María y del designio divino que cambió para siempre su vida y la historia de la humanidad. Relata su vida en Nazaret, su compromiso con su esposo José, la visita del Ángel Gabriel, un embarazo milagroso y el arduo camino al que ella y José tuvieron que hacer frente desde Nazaret hasta Belén para dar a luz al hijo de Dios. (FILMAFFINITY)

3.¿Por qué “Natividad” es una película vocacional? Apuntes para el animador.

Puede parecer fácil, a simple vista, hablar de los elementos vocacionales de una película basada en los evangelios. Pero lo más interesante es precisamente lo contrario, los “añadidos” artísticos que hace la directora porque nos pueden ayudar a profundizar en lo que ya sabemos. Y esto es lo que pretendemos con esta guía vocacional.

Prácticamente esta propuesta de Catherine Hardwicke se centra con mucha fidelidad en la vocación de María, que es el centro del guión, y en la de José (que aparece con mucho más protagonismo que en otras películas), pero se completa con la búsqueda de los tres magos y el miedo y el terror del rey Herodes.

Un aspecto interesante del film es el interés que ha tenido el director de mostrarnos el contexto político-social de la Palestina del siglo I. Así podemos apreciar la opresión que sufría el pueblo judío tanto por los soldados de Roma como por los de Herodes, el injusto sistema de impuestos, los castigos de Herodes contra los disidentes, etc… En medio de esta experiencia podemos apreciar la sed de justicia del pueblo y el deseo de que la profecía se haga realidad. En este sentido, una vez después de ver pasar los soldados de Herodes, María pedirá un “Mesías para liberar a mi pueblo”. Todo esto está en consonancia con los relatos de vocación que encontramos en la Biblia. En todos ellos, Dios llama a alguien como respuesta a una situación de sufrimiento de su pueblo. La vocación en la Biblia no es algo solamente personal sino que es un don para el pueblo, el pueblo que sufre.

Otro elemento interesante es todo lo referente a los miedos y temores de María y José. Aquí los podemos ver y sentir “humanos”. Dios les ha pedido algo grande, pero reconocen su pequeñez. María se pregunta cómo la van a creer cuando regrese a Nazaret. Comparte su miedo a su prima Isabel y se pregunta por qué Dios se lo ha pedido a ella que no es nada. Después llegando ya a Belén, María y José compartirán sus propios temores.

El tema de las dudas también está muy presente en los relatos bíblicos de la vocación. Tener miedo es un aspecto de la vocación importante porque nos hace ser humildes y reconocer que “todo es gracia”. El miedo, en una dosis normal, no nos atenaza sino que hace que no nos fiemos de nosotros mismos sino que confiemos en Aquel que nos llama y nos asiste con su gracia.

No obstante la interpretación de María realizada por Keisha Castle-Hughes deja un poco de desear. Valga como muestra la crítica que hace Julio Rodríguez Chico: “Siendo correctas las interpretaciones, Keisha Castle-Hughes se mueve durante la primera mitad en unos registros de ambigüedad, con un rostro entre demasiado serio y preocupado, sin dejar que refleje su interior de fe u oración; ciertamente su actitud es piadosa y sobrenatural pero más por sus palabras que porque sus ojos trasmitan una profundidad del alma y una intimidad con Dios: así, su espiritualidad surge más de la narración de los hechos que de la dramaturgia de la propia imagen. Además, en su retrato se echa en falta que no se haya recogido adecuadamente la perplejidad y turbación interior que tuvo al chocar su promesa a Dios de virginidad y su entrega en matrimonio” (Tomado de labutaca.net ). Esta observación puede darnos algunas pistas para el debate.

Otro elemento interesante de “Natividad” es el díptico formado por la oposición entre dos personajes: Herodes y los Magos. Herodes vive en un miedo enfermizo. Teme “la profecía” y ve enemigos por todas partes, incluso en su familia, hasta llegar a eliminarlos. Pero no sabe leer los signos, busca a un “hombre con poder”, por eso se equivoca.

Por el contrario, los Magos sí saben leer los signos. Uno más esperanzado que los otros, pero todos se lanzan a la aventura, a pesar de las inconveniencias del viaje. Ellos sí saben encontrar y descubrir al niño de la profecía que viene a salvar al mundo.

La clave no es otra que la que nos da el texto de 1 Re 19,11, que aparece citado dos veces. Dios no se revela en los grandes signos (terremoto, fuego, etc…) sino en una ligera brisa. Esto es fundamental para discernir la propia vocación.

Con “Natividad” podemos descubrir algunos valores vocacionales como el discernimiento, el miedo y la superación de dificultades, la fe y la fidelidad, todo ello entorno a los modelos vocacionales de María y José.

4.Materiales para trabajar la película.

4.1.Ver y analizar

  • ¿Cómo se nos presenta la época y la situación social de la Palestina del siglo I? ¿Cómo viven los judíos esa situación? ¿Qué esperan?
  • ¿Cuáles son los rasgos o características de María tal y como aparecen en esta película? ¿Estás de acuerdo con esta representación?
  • ¿Y de José? ¿Cómo aparece en la película? ¿Estás de acuerdo con la manera en que es presentado?
  • ¿Cómo presenta la directora la oposición entre Herodes y los Magos? ¿Qué les diferencia?
  • ¿Qué elementos o escenas que no se encuentran en los evangelios te ha llamado más la atención? ¿Por qué?

4.2.Nos interpela

  • ¿En qué se parece la situación social de hoy con la de la Palestina del siglo I?
  • ¿En qué sentido María y José son modelos para tu vida cristiana?
  • ¿Cuál crees que es la misión que Dios te quiere encomendar?
  • ¿Cuáles son los miedos que tú tienes delante de Dios? ¿Cómo los integras en tu vida de fe?
  • ¿Cómo te interpela la actitud de Herodes y la de los Magos?
  • ¿Qué te dice la cita de 1 Re 19, 11: la revelación de Dios en una brisa suave?

4.3.Oramos

  • Canto apropiado y conocido por todos.
  • El día del ángel

I

Y, cuando menos lo esperaba,
ocurrió. Y todo
fue tan sencillo
que no hay nada que decir ni contar.
Era, sí, el mediodía.
El cielo estaba tenso como un mar sin orillas
y no es  que el aire fuera transparente
es que era todo él como el interior de un lirio.
Y yo estaba allí,
suspendida en la luz,
sostenida por la mano de aquel a quien rezaba.
¿Rezar? ¡Ah, qué simple!
Bastaba con respirar para hablarle,
el correr de los ríos de mi sangre era un salmo
y el corazón, latiendo, sonaba como los timbales
del templo de Jerusalén.
Y todos sin prodigios
como maduran las frutas de los árboles.

II

Y él vino entonces.
No sé muy bien si estuvo fuera o sólo lo vi dentro.
Sé que estuvo
y oí su voz como se escucha el viento.
¿Cómo era? Decís. ¿Y yo qué sé?
No hay puntos de comparación.
No era un hombre, era más.
¿Era una fruta que al mismo tiempo es pájaro? No,
era más, era más.
¿Era un atardecer en el que estuvieran, además, todas
las estrellas? No, era más, era más.
¿Era un relámpago vestido de sumo sacerdote? Era
más, mucho más.
Era la suma de las sumas,
el mensajero de la multiplicación de las multiplicaciones.

III

Y habló.
Y dijo palabras
que iban cayendo sobre mí como goterones de plomo derretido.
Palabras que no sabría repetir
pero que me empujaban a una gran locura.
Yo tendría que crecer y crecer.
Desde arriba me estirarían el alma
porque el que iba a venir
era tan diminuto y tan grande
que sólo cabría en mí y no en todo el universo.
Y todo aquello -¡qué bien lo entendí entonces!-
se haría con risas y con sangre.
El alma no crece como se estira la masa del pan en la tahona,
crece desgarrándose
estirando el corazón con los siete caballos del misterio.
Creces sin entender
y empiezas a no ser lo que tú eras.
Sabes que Alguien será tu hijo,
pero nunca sabrás quién es ese alguien
y empiezas a sospechar
que este primer parto feliz
es tan sólo el ensayo de otro más sangriento.

IV

Pero ¿cómo decirle “no”?
¿Cómo negarle al sol su derecho a ser luz e iluminar?
¿Cómo regatear con El,
ponerle condiciones,
pedirle garantías?
El amor es así: elegir sin elección.
Y “hágase” le dije.
Y recuerdo que el ángel sonrió
como si acabase de quitarle un gran peso de encima,
como si ahora pudiera ya atreverse a regresar al cielo.
Y un pájaro cruzó tras la ventana.
Y la tarde se puso como si el sol sangrase.
Y el aire se llenó de campanillas
como si el mismo Dios estuviera contento.
(José Luis Martín Descalzo, Apócrifo de María)

  • Palabra de Dios: Lc 1, 26 – 38
  • Momento de silencio para dejarse interpelar por la Palabra de Dios teniendo de fondo el debate sobre la película. Se pueden compartir los sentimientos.
  • Oración a María, la oyente

María, Madre:
Tú conoces mi corazón,
mi limitación,
al verme arrastrado
por el egoísmo y la soberbia.
Te pido la actitud que Tú tuviste
para escuchar el mensaje de Dios.
La actitud de disponibilidad,
de apertura a su Palabra, a su voluntad.
La actitud de valentía para decir Sí
a lo que Dios me proponga.
La actitud de saber mirar con los ojos de Dios
y ver más allá de lo que parece duro,
el camino de mi felicidad;
más allá de lo que parece difícil,
una invitación a superarme;
más allá de lo que parece imposible,
la presencia de Dios que todo lo puede.
María, la del Sí,
ayúdame a mirarte a ti con ojos ilusionados
y aprender a responder con alegría a la llamada del Padre.

  • Peticiones

Convencidos de que en hacer la Voluntad de Dios está la Vida con mayúsculas, digamos:

– Para que sepamos escuchar la llamada de Dios
HÁGASE EN MÍ SEGÚN TU PALABRA

– Para que sepamos responder con alegría
HÁGASE EN MÍ SEGÚN TU PALABRA

– Para que experimentemos la belleza de esa respuesta
HÁGASE EN MÍ SEGÚN TU PALABRA

– Para que la llamada de Dios y nuestra respuesta sean un diálogo sin ocultamientos ni caretas por nuestra parte
HÁGASE EN MÍ SEGÚN TU PALABRA

-….

Madre, que escuchaste llena de esperanza el plan de Amor de Dios y respondiste a su llamada:

– Ayúdanos a responder a la llamada a la amistad
ENSÉÑANOS A DECIR “SÍ”

– Ayúdanos a responder a la llamada a la oración
ENSÉÑANOS A DECIR “SÍ”

– Ayúdanos a responder a la llamada a nuestra vocación
ENSÉÑANOS A DECIR “SÍ”

– Ayúdanos a responder a la llamada de los más necesitados
ENSÉÑANOS A DECIR “SÍ”

  • Padrenuestro y Ave María

(Preparado por Carlos Comendador)

Puedes ver aquí el trailer de la película.

GD Star Rating
loading...

No Comments

Leave a Reply