Recursos humanos

1. Ficha técnica

Año: 1999
Nacionalidad: Francia
Género: Drama
Duración: 100m
T.original: Ressources humaines
Dirección: Laurent Cantent
Intérpretes: Jalil Lespert (Franck), Jean-Claude Vallod (Padre), Chantal Barré (Madre), Véronique de Pandelaère (Sylvie), Michel Begnez (Olivier)
Guión: Laurent Cantent, Gilles Marchand
Fotografia: Matthieu Poirot-Delpech
Montaje: Robin Campillo

2. Sinopsis

Franck, joven que estudia empresariales en París, regresa a la casa familiar para pasar un periodo como becario en la fábrica donde su padre lleva trabajando treinta años. Franck es asignado al Departamento de recursos Humanos. Seguro de sí mismo, cree que puede desbloquear las negociaciones sobre la reducción de la jornada laboral a 35 horas, que llevan tiempo enfrentado a la dirección y los sindicatos. Pero descubre que sus esfuerzos están sirviendo en realidad, para poner en marcha un plan de reestructuración que implica el despido de unos cuantos empleados, incluido su padre.

3. ¿Por qué “Recursos humanos” es una película vocacional? Apuntes para el animador.

Podríamos decir que la cuestión vocacional se plantea la final del film cuando el protagonista le pregunta a su amigo: “¿cuál es tu sitio?”. Una pregunta que probablemente Franck se hace así mismo.

Teniendo como telón de fondo el tema laboral francés de la reducción de la jornada laboral a 35 horas semanales, Laurent Cantet nos regala como ópera prima, una película sin grandes pretensiones. Es sencilla y cotidiana como la vida misma. La historia de Franck es la de un joven con un futuro prometedor que pone lo mejor de si mismo a la hora de hacer unas prácticas. Sabe que se juega su futuro y que puede hacerse un buen nombre dentro del mundo empresarial.

Él llega con su título universitario y su autosuficiencia, pero también con su ingenuidad pensando que en la empresa todos son compañeros y que todo se soluciona fácilmente. Pero llega un momento en que se siente manipulado por “los de arriba”, para humillar laboralmente “a los de abajo”. Aparece entonces, un problema de identidad. ¿Cuál es su sitio?, ¿el de los hombres “de corbata” que le aplauden y le tientan con un puesto?, ¿o el de los hombres “de mono” al que pertenece su padre?. ¿Con quién debe sentarse a comer en la cantina de la empresa? Franck se encuentra con que, sin darse cuenta, ya ha elegido bando: come con ellos, va con el jefe en el coche, recibe felicitaciones…

Podríamos decir que se da un proceso de conversión originado por el despido de su padre, del que en cierto modo, él es cómplice. En un breve intervalo de tiempo recibe el ofrecimiento de un trabajo y descubre la maniobra de la patronal. Es el momento de la crisis en el que la película da un giro. Franck se siente utilizado para perjudicar incluso a su padre. El ha dado su palabra a los sindicatos, pero su estrategia termina perjudicando a los obreros.

Muy interesante para el la dimensión vocacional, es el tema de las expectativas. ¿Cuáles son las expectativas de Franck? ¿cuáles las de sus padres?. Algunos críticos de la película acentúan este drama y esta tensión familiar: los binomios de padre-hijo, joven-viejo, educación-sin educación. A partir de aquí podemos reflexionar con los jóvenes: ¿qué expectativas sobre la vocación, la vida religiosa o sacerdotal tienen?, ¿con quiénes se identifican?, ¿sueñan con el poder o con el servicio?.

Para Franck esta experiencia laboral es iniciática y le servirá para responderse por su lugar en el mundo.

Pero esto no es todo, Laurent Canlet nos presenta el personaje de Franck en un contexto bien determinado que no podemos olvidar. Esta película ha propiciado mucho debate sobre el tema laboral que tuvo lugar en Francia en torno a la reducción de las horas de trabajo. Aunque esto nos puede desviar del aspecto vocacional, no podemos marginarlo. Convendría recordar que la razón de esta película, según su director, sería “que en Francia la gente ha retomado su interés por el movimiento social, que reapareció en el ‘95, en una importante huelga del transporte. La gente que fue víctima de esta huelga decidió apoyar a los huelguistas, en lugar de enojarse con ellos, así comenzaron a surgir instituciones de lucha contra el desempleo, los sin techo, la discriminación de extranjeros. Y el cine ha sido tal vez el reflejo de ello” (La Nación, 13/6).

Aparecen en el film dos concepciones del trabajo y de la vida del trabajador; se hacen presentes los temas de la reivindicación y la sumisión, de la alienación y la conciencia de clase, del trabajo manual y el trabajo administrativo, de la degradación social y el desempleo. Pero son aspectos que van más allá de nuestras intenciones “vocacionales” y que pueden desviarnos del debate. No obstante, y si hay tiempo, también pueden ser la ocasión para acercarnos a esta realidad tan compleja y difícil como la del mundo laboral. ¿Es una realidad que nos preocupa y nos cuestiona?

Para profundizar más en este aspecto laboral de la película recomiendo este artículo.

El animador valorará si conviene o no prevenir al grupo para que se centre y observe sobre todo el personaje de Franck, dejando a un lado la problemática laboral. Dependerá de sus intenciones.

4. Materiales para trabajar la película.

4.1.Ver y analizar

  • ¿Cuáles son las expectativas que tiene Franck para su vida? ¿cuáles son sus retos? Da una lista de cinco adjetivos que puedan describir al personaje al comienzo de la película.
  • ¿Qué reacción provoca el regreso de Franck en su entorno: familia, amigos, empresa? Describe las expectativas que tienen cada uno con respecto a él.
  • ¿Cómo evoluciona el personaje principal? ¿Qué es lo que le hace cambiar?
  • ¿Qué es lo que más te llama la atención en la discusión que tiene Franck con el jefe al final de la película? ¿Y de la discusión que tiene con su padre?
  • ¿Cuál es el “sitio” de Franck?
  • ¿Qué otro título pondrías a la película?

4.2.Nos interpela

  • ¿Qué expectativas tiene la gente para contigo? Tu familia, tus amigos, tus compañeros de trabajo o estudio…
  • ¿Te sientes presionado por ellas? Explícalo con sinceridad.
  • ¿Te has sentido alguna vez manipulado? Puedes comentarlo. ¿Crees que eres amo de tu vida o que “te llevan”?
  • ¿Cuál es tu experiencia laboral? ¿Has pasado por experiencias como el despido, la búsqueda de trabajo, el nuevo contrato…? Puedes compartirlas con el grupo. ¿Qué te ha enseñado todo eso que has vivido?
  • ¿Qué es para ti el éxito?
  • Al final Franck  le confiesa a su madre: “ayúdame mamá”. ¿Has pedido alguna vez ayuda por un determinado problema personal? ¿Cuál es tu experiencia?
  • Franck se transforma al ver la empresa desde el punto de vista de los obreros, ¿qué podrías hacer para ver el mundo desde el punto de vista de los que mueren de hambre o víctimas de la violencia?
  • ¿Has encontrado tu sito en el mundo? ¿cuál es?
  • Al final de la película, ¿con qué aspecto de Franck te identificas más?

4.3.Oramos

  • Canto apropiado y conocido por el grupo
  • Oración introductoria: Despiértanos

Señor Jesús,
Tú no viniste al mundo para ser admirado o adorado.
Tú deseaste solamente imitadores.
Por eso, despiértanos, si estamos adormecidos
En ese engaño de querer admirarte o adorarte,
En vez de imitarte y parecernos a ti.
(Soren Kirkegaard)

  • Salmo de la SOLIDARIDAD

Aquí estoy, metido en un mundo confuso y tenso.
Este mundo, Señor, de los hombres en que vivo.
Esta sociedad agitada y nerviosa, cansada y dura donde sólo viven y tienen derechos los fuertes.
Esta sociedad, Señor, llena de injusticias,
donde la ley del hampa es
la mentira hecha verdad.
donde la ley de la selva es
el látigo hecho poder,
donde la ley del amor se
ha hecho ley de violencia,
donde la ley se ha hecho norma a base de abuso.
Aquí estoy, Señor, queriendo ser libre en mi utopía, amurallado,
cercado, perseguido,
en callejón sin salida.

Quiero ser libre. Quiero vivir desde mis raíces;
ser yo mismo;
tener mi originalidad.
Quiero abrir y dar las manos a los hombres
a mi paso;
hacer de la amistad
la ley de mi vida;
hacer de la sencillez
el clima para
vivir en fraternidad
Quiero abrir camino
paso a paso
sin perder mi identidad.

No quiero quedarme solo. No quiero venderme a nadie.
Yo creo, Señor Jesús,
en la utopía que
nos dejaste;
en la alternativa,
en el desafío de
la Comunidad.
Me resisto a vivir solo.
Yo busco, Señor,
la solidaridad.

No me gusta, Señor Jesús,
esta sociedad que he recibido.
No acepto sus sistemas, ni sus estructuras opresoras.
No quiero entrar en el juego de sus tentáculos.
Mi protesta, Señor, contra lo viejo, lo gastado.
Mi grito, Señor, es contra
la ley que esclaviza al hombre.

Quiero cambiar mi vida.
Quiero fuerza interior para cambiar el mundo.
Quiero empeñarme, comprometerme en el mundo de los que sufren;
dejar de decir sólo palabras y mojarme en hechos.
Quiero vivir en mi carne el dolor de los hombres rotos;
‘sobrevivir’ con los que sobreviven apenas;
saber lo que es vivir con ritmo de muerte continua.
Quiero ser voz del hombre amordazado. Y manos del amarrado.
Quiero ser el grito de los hombres que mueren
en la noche.

Aquí estoy, Señor Jesús, con las manos abiertas a la ayuda;
con el corazón cercano al que sufre;
queriendo ser no violento.
Aquí estoy, Señor, para aprender que solo el amor cambia la vida;
para denunciar sin odios las injusticias;
para llevar esperanzas al
hombre pisoteado.

Señor Jesús, yo sé que tu vida se complicó demasiado.
Yo sé que luchaste por la paz y la justicia y la libertad;
que lo diste todo por el amor y la verdad;
que perdonaste y devolviste la dignidad humana a muchos hombres.
que viviste entre marginados y asumiste su vida.
Yo sé que proclamaste que Dios era Padre para ellos;
que llamaste a vivir en tu Reino a los hombres
de corazón roto;
que fuiste sincero, verdadero, transparente.
Yo sé que no te entendieron, que te quedaste solo.

Yo sé que te acorralaron los poderosos y te condenaron;
que te metieron en la cárcel y te sentaron en el banquillo;
que te clavaron en un madero como un maldito;
que te mataron para que las cosas siguiesen igual.
Yo sé que tu muerte fue un fracaso. ¡Un fracaso!

Pero yo sé que tú diste la vida con amor;
que tu vida, tu estilo de vida, no podía quedar en el sepulcro;
que tu Padre,
Señor de la Historia,
te levantó, te puso en pie.
Yo sé que resucitaste.
Lo sé. Y creo en ti,
SEÑOR RESUCITADO.

  • Lectura de Flp 2, 5-11 ó de Mt 20, 20-28
  • Silencio-Oración
  • Oración espontánea – Momento para compartir con el grupo lo vivido, rezado, reflexionado
  • Oración: ENVÍANOS LOCOS

¡Oh Dios! Envíanos locos,
de los que se comprometen a fondo,
de los que se olvidan de sí mismos,
de los que aman
con algo más que con palabras,
de los que entregan
su vida de verdad y hasta el fin.
Danos locos,
chiflados,
apasionados,
hombres capaces
de dar el salto hacia la inseguridad,
hacia la incertidumbre
sorprendente de la pobreza;
danos locos,
que acepten diluirse en la masa
sin pretensiones de erigirse un escabel,
que no utilicen
su superioridad en su provecho.
Danos locos,
locos del presente,
enamorados de una forma de vida sencilla,
liberadores eficientes del proletariado,
amantes de la paz,
puros de conciencia,
resueltos a nunca traicionar,
capaces de aceptar cualquier tarea,
de acudir donde sea,
libres y obedientes,
espontáneos y tenaces,
dulces y fuertes.

Danos locos, Señor, danos locos.
(L.J. Lebrel)

  • Padrenuestro
  • Canto final

Preparado por Carlos Comendador

Puedes ver aquí el trailer de la película.

GD Star Rating
loading...

No Comments

Leave a Reply