Si Dios quiere

Si Dios quiere, 5.5 out of 10 based on 2 ratings

 1.Ficha técnica

Título Original: Se Dio Vuole
Dirección: Edoardo Maria Falcone
País: Italia
Año: 2016
Duración: 87 min.
Género: Comedia
Interpretación: Marco Giallini, Alessandro Gassman, Laura Morante, Ilaria Spada, Edoardo Pesce,Enrico Oetiker, Carlo De Ruggeri, Giuseppina Cervizzi, Alex Cendron, Fabrizio Giannini, Silvia Munguia
Guión: Edoardo Maria Falcone, Marco Martani
Producción: Wildside / Rai Cinema
Fotografía: Tommaso Borgstrom
Música: Carlo Virzì

 2.Sinopsis

Tommaso, un cardiólogo de prestigio, es un hombre de firmes creencias ateas y liberales. Está casado y tiene dos hijos. Uno de ellos, Andrea, prometedor estudiante de medicina, revoluciona a la familia cuando les anuncia que quiere hacerse cura. (FILMAFFINITY)

3.Comentario vocacional

Falcone nos propone una comedia para acercarnos a temas tan profundos como son la fe y la vocación, y las consecuencias que una y otra pueden suponer para una familia. Aunque no resulta redonda del todo, es una película fresca y entretenida que nos ayudará a tratar con todo tipo de público lo que es la vocación y las distintas maneras de situarse cuando interrumpe en la vida.

Andrea es el hijo de un reputado cardiólogo. Su decisión de entrar en el seminario provocará una serie de cambios en casada en los miembros de su familia. Dejemos al mismo Falcone que nos describa esta familia:

Tommaso es un hombre pagado de sí mismo, pero totalmente vacío de todo lo demás. Su mujer, Carla, es una pija infeliz y frustrada, que ahoga sus penas en alcohol y en las adopciones a distancia. Bianca es su hija mayor, una imbécil adorable. Gianni es la digna pareja de Bianca, además de un tipo que trabaja en el sector inmobiliario y está dispuesto a todo por medrar. Andrea es el hijo preferido de Tommaso, aunque también su mayor desilusión. Y luego está Don Pietro, un cura que parece cualquier cosa menos un cura, pero que en realidad cambiará, directa o indirectamente, la vida de todos los protagonistas.

Esta descripción nos muestra que la situación que realmente late en el fondo de todos es el sentido de la vida. En este línea es muy interesante la reflexión que hace Guille Altarriba:

La película adquiere auténtico valor como texto de reflexión cuando, por debajo de los chistes -divertidos, ese mérito que no se lo quite nadie-, aparece la espina de la búsqueda de sentido. Las actitudes de los cuatro miembros de la familia protagonista son -como si de la parábola del sembrador se tratase- ilustrativas de distintas actitudes ante la pregunta fundamental de todo hombre: ¿qué hago yo aquí?

Habiendo establecido este marco de referencia, me centraré en tres elementos de la película que nos pueden servir para la reflexión y el debate.

¿Qué es la vocación?

Es interesante detenerse en la escena en la que Andrea habla de su vocación. La entiende como una decisión de amor. Y lo justifica porque ha encontrado a una persona que ha dado sentido a toda su vida: Jesús. Mejor no se puede decir.

Los prejuicios sobre la vocación

De la boca de Tommasso escuchamos todo tipo de prejuicios en torno a la vocación. Es como si diera voz a todo lo que se escucha hoy. Para Tomasso hacerse sacerdote es una broma, es echar a perder la vida porque se trata de un oficio anacrónico; además no tiene una buena concepción de la Iglesia y, como fundamento de todo su razonamiento, cree que Dios no existe.

El testimonio de D. Pietro

Andrea confiesa que encontró su vocación gracias a D. Pietro. Su manera de dirigirse a los jóvenes en las catequesis resulta cautivadora. Les invita a soñar el futuro y a optar por Jesús, que colmará todos sus deseos.

Cuando Tommasso decide ponerle a prueba a D. Pietro, la película se convierte en una especie de duelo entre los dos personajes. Pero es la ocasión para acercarnos y descubrir lo que hace y dice D. Pietro ante un caso concreto. ¿Qué hace ante un desconocido que le comenta sus problemas y que ha pensado en suicidarse? Como respuesta descubrirnos este comportamiento sacerdotal: no dramatiza el problema, reza por él, le busca un trabajo, visita a la familia, le da su número de teléfono para que le llame cuando se siente mal… Al final incluso cuando la relación se ha clarificado entre los dos D. Pietro compartiá con Tommasso su propia confidencia llevándole al paraje donde se repone en los momentos de tristeza, le hablará de su vida pasada, su conversión…

No conviene perder de vista el proceso de acompañamiento y discernimiento con Andrea, que sólo se sugiere al final. Él mismo es el que le aconseja de dejarlo porque no lo ve seguro. Demuestra ser honesto a la verdad de la persona. Vemos, además, un sacerdote que ayuda a gente en necesidad con obras de misericordia; y un sacerdote que se asusta ante el trabajo manual de reparar una capilla…

Si Dios quiere” nos ayuda a reflexionar sobre el sentido de la vida sobre todo en los diversos comportamientos que muestran la madre y la hermana de Andrea. Pero sobre todo nos ayuda a entender la vocación desde el testimonio de un buen sacerdote: D. Pietro.

4.Materiales para trabajar la película

4.1.Ver y analizar

  • ¿Cómo habla Andrea de su propia vocación? ¿Qué razones da para ir al seminario?
  • ¿Qué hacen la madre y la hermana de Andrea para encontrar un sentido a sus vidas? ¿Lo consiguen?
  • ¿Con qué rasgos aparece presentado el sacerdote D. Pietro?
  • ¿Cómo ha ido cambiando Tommasso?

4.2.Nos interpela

  • ¿Qué es para ti la vocación? ¿Qué significa para ti hacerse sacerdote o religioso/a?
  • Si dijeras a tu familia que quieres entrar en el seminario (o en una congregación) ¿qué reacciones escucharías? ¿Cómo las afrontarías?
  • ¿Cómo te parece la imagen del sacerdote que representa D. Pietro? ¿Qué personas te han ayudado y acompañado a crecer en tu camino de fe?
  • ¿Dónde se funda el sentido de tu vida?
  • ¿Cuál es el plan que Dios ha pensado para ti?

4.3.Oramos

  • Oración para conocer la voluntad de Dios

Altísimo y glorioso Dios,
ilumina la obscuridad de mi corazón.
Dame una fe recta,
una esperanza cierta,
una caridad perfecta
y una profunda humildad.
Dame, Señor,
juicio y discernimiento
para cumplir
tu voluntad y santa voluntad. Amén.
(San Francisco de Asís)

  • Palabra de Dios Mt 13, 1-9
  • Momento para le reflexión personal en silencio.
  • ENVÍANOS LOCOS

¡Oh Dios! Envíanos locos,
de los que se comprometen a fondo,
de los que se olvidan de sí mismos,
de los que aman
con algo más que con palabras,
de los que entregan
su vida de verdad y hasta el fin.
Danos locos,
chiflados,
apasionados,
hombres capaces
de dar el salto hacia la inseguridad,
hacia la incertidumbre
sorprendente de la pobreza;
danos locos,
que acepten diluirse en la masa
sin pretensiones de erigirse un escabel,
que no utilicen
su superioridad en su provecho.
Danos locos,
locos del presente,
enamorados de una forma de vida sencilla,
liberadores eficientes del proletariado,
amantes de la paz,
puros de conciencia,
resueltos a nunca traicionar,
capaces de aceptar cualquier tarea,
de acudir donde sea,
libres y obedientes,
espontáneos y tenaces,
dulces y fuertes.
Danos locos, Señor, danos locos.

(L.J. Lebret)

  • Oración por las vocaciones

Jesús que sientes compasión al ver la multitud que está como ovejas sin pastor, suscita, en nuestra Iglesia, una nueva primavera de vocaciones.

Te pedimos que envíes: Sacerdotes según tu corazón que nos alimenten con el Pan de Tu Palabra y en la mesa de Tu Cuerpo y de Tu Sangre; Consagrados que, por su santidad, sean testigos de Tu Reino; Laicos que, en medio del mundo, den testimonio de ti con su vida y su palabra.

Buen Pastor, fortalece a los que elegiste; y ayúdalos a crecer en el amor y santidad para que respondan plenamente a tu llamada.

María, Madre de las vocaciones, ruega por nosotros. Amén.

  • Padrenuestro

(Preparado por Carlos Comendador)

GD Star Rating
loading...

No Comments

Leave a Reply