Sophie Schooll, los últimos días

1.Ficha técnica

Dirección: Marc Rothemund.
País: Alemania.
Año: 2005.
Duración: 117 min.
Título original: Sophie Scholl: Die letzten Tage
Género: Drama.
Interpretación: Julia Jentsch (Sophie Scholl), Alexander Held (Robert Mohr), Fabian Hinrichs (Hans Scholl), Johanna Gastdorf (Else Gebel), André Hennicke (Dr. Roland Freisler), Florian Stetter (Christoph Probst), Johannes Suhm (Alexander Schmorell), Maximilian Brückner (Willi Graf), Jörg Hube (Robert Scholl), Petra Kelling (Magdalena).
Guión: Fred Breinersdorfer.
Producción: Christoph Müller, Sven Burgemeister, Fred Breinersdorfer y Marc Rothemund.
Música: Reinhold Heil y Jonny Klimek.
Fotografía: Martin Langer.
Montaje: Hans Funck.
Diseño de producción: Jana Karen-Brey.
Vestuario: Natascha Curtius-Noss.

2.Sinopsis

Munich, 1943. Durante la devastadora ocupación de Europa por Hitler, un grupo de jóvenes, en su mayoría universitarios, recurre a la resistencia pa-siva como única solución para paralizar a los nazis y a su inhumana máquina bélica. Así nace La Rosa Blanca, un movimiento de resistencia cuyo propósito era la caída del Tercer Reich. Sophie Scholl es la única mujer del grupo, una joven ingenua que no tardará en convertirse en una antinazi convencida e intrépida. El 18 de febrero de 1943 detienen a Sophie y a su hermano mientras distribuyen panfletos en la universidad. Durante los días que siguen al arresto, el duro interrogatorio al que es sometida Sophie por parte de un oficial de la Gestapo, Robert Mohr, no tarda en convertirse en un intenso duelo psicológico.

3.¿Por qué “Sophie Scholl” es una película vocacional? Apuntes para el animador.

La propuesta de Marc Rothemund está basada en un hecho real después de que se hayan puesto a la luz las actas de los procesos contra La Rosa Blanca. Esta veracidad sería suficiente para aceptar esta película como vocacional, ya que nos cuenta los últimos “días agónicos, durante los cuales básicamente asistimos al proceso interior de la protagonista, desde una cierta inocencia rebelde e inconsciente hasta el compromiso absoluto con un ideario que la lleva hasta la guillotina” (Tomado de Carlos Balbuena). Se trata por tanto de un modelo real, heroico, pero real.

Efectivamente, el guión nos cuenta los últimos seis días de Sophie Scholl, la única chica que forma parte del movimiento La Rosa Blanca. Se trata de un movimiento consagrado a luchar contra el Nazismo alemán predicando el final de la guerra y denunciando actos de barbarie con intención de abrir los ojos del pueblo alemán ofuscado ante la realidad. Pero todo esto lo hacían sin recurrir a la violencia, cosa que debe tenerse en cuenta.

Después de una distribución de octavillas en la Universidad, ella y su hermano son descubiertos y sometidos a un interrogatorio por la Gestapo. A lo largo de ese interrogatorio vamos a descubrir el verdadero carácter y las convicciones más profundas de Sophie. ¿Quién es Sophie Scholl?

El primer rasgo que observamos en ella es su compromiso en la lucha por la justicia y contra el Nazismo. Es un compromiso que le lleva a asumir riesgos, casi innecesarios; un compromiso responsable, en el sentido en que Sophie asume su responsabilidad en lo que hace, no se echa hacia atrás, no recula, no tiene miedo. Asume las consecuencias de sus actos con una gran serenidad y entereza. Cuando Mohr le ofrece “un puente de oro” para delatar a otros si conseguir algún beneficio, no lo acepta porque no puede caer tan bajo.

Descubrimos también en Sophie una gran empatía. En su discusión con Mohr reconoce que la han educado para compartir los sentimientos de la gente. Y por eso se siente orgullosa. Cuando no le queda más remedio que aceptar su implicación en La Rosa Blanca, su primera reacción es pensar sobre las consecuencias que esto puede tener para su familia. Varias veces a lo largo del film aparece esta capacidad de Sophie de pensar en su madre, su padre, los que sufren antes que en sí misma.

Otro elemento que nos sorprende es la fidelidad de Sophie a su conciencia por encima de lo que diga la ley. El diálogo que se produce con el policía Mohr el día 20 es el centro de la película. Discuten sobre la ley y la conciencia de una manera profunda y seria. Cuando las evidencias en su contra se acumulen, lejos de venirse abajo, Sophie defenderá con convicción sus ideales, que le obligan en conciencia a oponerse a una ideología, la nazi, indigna del ser humano.Sorprende la convicción de Sophie y la falta de seguridad del interrogador. En definitiva él hace lo que le han dicho que tiene que hacer y no se sale de ello. Pero al final, sin reconocerlo ni aceptarlo, la mira con cierta admiración. Sophie, fiel a su conciencia va decidida a la muerte. Como nos dice Gustavo de Prado, ese diálogo “explica el porqué de sus actividades y el modo en que posteriormente se enfrenta a la muerte. Su fe en Dios, su aprecio por la vida humana y su percepción universal sobre Alemania y el resto de las naciones alejan de ella cualquier sospecha de ingenuidad: es plenamente consciente de lo que está haciendo”.

Nos llama también la atención la disposición de Sophie a proteger y encubrir a los demás. En todo momento se atribuye la responsabilidad de los hechos para salvar a los demás aunque ella vaya a pagar con la condena. Ella es capaz de hacerlo porque es una persona libre. En su libertad encontramos respuesta a la preguntas sobre su manera de actuar.

En este sentido y yendo todavía más lejos descubrimos la conciencia serena que tiene Sophie de estar sacrificando su vida por un ideal, por una Alemania donde haya la justicia y libertad. Es un descubrimiento que va haciendo poco a poco, por eso no se desespera ante la sentencia prevista. Como nos dice María Molteno, asistimos a un proceso done Sophie “pasa de ser una jovencita idealista a una mujer que evalúa las consecuencias de sus actos y elige convertir su muerte en un gesto político de gran significado”.  La entereza de sus padres en la última visita y el cigarro y el abrazo compartido de los tres condenados, les ayudan a ver un más allá, como el sol que aún sigue brillando justo en el momento de la ejecución. Pero sobre todo, su diálogo con el capellán de la cárcel. Es entonces cuando cita el texto evangélico: “Nadie profesa mayor amor que el que da la vida por los otros”.

¿El secreto de Sophie Scholl? Quizás hay que buscarlo en su fe. La descubrimos rezando varias veces, hablar de Dios con Mohr, confiarse serenamente al capellán. Sí, es en su fe profunda donde se encuentra la explicación de todos los rasgos anteriormente descritos. Para la actriz Julia Jentsch esto está clarísimo: “Estoy convencida de que Sophie sacó fuerzas de su fe antes de su muerte, cuando estaba sola en la celda. En la película se la ve rezando.”

Por todo ello queda más que evidente el carácter vocacional de esta película. Junto a Sophie Scholl descubrimos la lucha por la justicia, el compromiso, su libertad, su responsabilidad, su empatía, su entrega, su fe….

Para profundizar algo más en los elementos históricos, ofrecemos estos enlaces:

4.Materiales para trabajar la película

4.1.Ver y analizar

  • ¿Cómo se describe el ambiente al interior de la Alemania Nazi?
  • ¿Cómo se presenta en la película el movimiento de La Rosa Blanca? ¿Qué hacen? ¿Por qué lo hacen?
  • ¿Cuáles son los rasgos de la personalidad de Sophie Scholl que más te llaman la atención?
  • ¿Cuál es el valor de la conciencia y de la fe en Sophie Scholl?
  • ¿Cómo afronta la condena a muerte?

4.2.Nos interpela

  • ¿Qué es lo que más te ha llamado la atención de la película? ¿Por qué?
  • ¿En qué sentido te orientas tú por los criterios de tu conciencia? ¿Te trae esto algunos problemas? ¿Cuáles? ¿Cambias de convicciones fácilmente?
  • ¿Qué hace la sociedad para imponer sus criterios a las conciencias de las personas?
  • Contemplando el ejemplo de Sophie, ¿qué puedes hacer tú contra las injusticas del mundo? ¿Hasta dónde estás dispuesto a llegar?
  • ¿Hasta dónde puedes llegar sacrificándote por ayudar a quien lo necesite?
  • ¿En qué sentido la fe te ayuda a mantenerte fiel a tus convicciones?
  • ¿Qué sentido tiene para ti la muerte?

4.3.Oramos

  • Canto apropiado y conocido por todos.
  • SALMO DE LA SOLIDARIDAD

Aquí estoy, metido en un mundo confuso y tenso.
Este mundo, Señor, de los hombres en que vivo.
Esta sociedad agitada y nerviosa, cansada y dura donde sólo viven y tienen derechos los fuertes.
Esta sociedad, Señor, llena de injusticias,
donde la ley del hampa es
la mentira hecha verdad.
donde la ley de la selva es
el látigo hecho poder,
donde la ley del amor se
ha hecho ley de violencia,
donde la ley se ha hecho norma a base de abuso.
Aquí estoy, Señor, queriendo ser libre en mi utopía, amurallado,
cercado, perseguido,
en callejón sin salida.
Quiero ser libre. Quiero vivir desde mis raíces;
ser yo mismo;
tener mi originalidad.
Quiero abrir y dar las manos a los hombres
a mi paso;
hacer de la amistad
la ley de mi vida;
hacer de la sencillez
el clima para
vivir en fraternidad
Quiero abrir camino
paso a paso
sin perder mi identidad.
No quiero quedarme solo. No quiero venderme
a nadie.
Yo creo, Señor Jesús,
en la utopía que
nos dejaste;
en la alternativa,
en el desafío de
la Comunidad.
Me resisto a vivir solo.
Yo busco, Señor,
la solidaridad.
No me gusta, Señor Jesús,
esta sociedad que
he recibido.
No acepto sus sistemas, ni sus estructuras
opresoras.
No quiero entrar en el juego de sus tentáculos.
Mi protesta, Señor, contra lo viejo, lo gastado.
Mi grito, Señor, es contra
la ley que esclaviza
al hombre.
Quiero cambiar mi vida.
Quiero fuerza interior para cambiar el mundo.
Quiero empeñarme, comprometerme en el mundo de los que sufren;
dejar de decir sólo palabras y mojarme
en hechos
Quiero vivir en mi carne el dolor de los hombres rotos;
‘sobrevivir’ con los que sobreviven apenas;
saber lo que es vivir con ritmo de muerte continua.
Quiero ser voz del hombre amordazado. Y manos del amarrado.
Quiero ser el grito de los hombres que mueren
en la noche.
Aquí estoy, Señor Jesús, con las manos abiertas
a la ayuda;
con el corazón cercano al
que sufre;
queriendo ser no violento.
Aquí estoy, Señor, para aprender que solo el amor cambia la vida;
para denunciar sin odios las injusticias;
para llevar esperanzas al
hombre pisoteado.
Señor Jesús, yo sé que tu vida se complicó
demasiado.
Yo sé que luchaste por la paz y la justicia y
la libertad;
que lo diste todo por el amor y la verdad;
que perdonaste y devolviste la dignidad humana a muchos hombres.
que viviste entre marginados y asumiste su vida.
Yo sé que proclamaste que Dios era Padre para ellos;
que llamaste a vivir en tu Reino a los hombres
de corazón roto;
que fuiste sincero, verdadero, transparente.
Yo sé que no te entendieron, que te quedaste solo.
Yo sé que te acorralaron los poderosos y te
condenaron;
que te metieron en la cárcel y te sentaron en
el banquillo;
que te clavaron en un madero como un maldito;
que te mataron para que las cosas siguiesen igual.
Yo sé que tu muerte fue un fracaso. ¡Un fracaso!
Pero yo sé que tú diste la vida con amor;
que tu vida, tu estilo de vida, no podía quedar
en el sepulcro;
que tu Padre,
Señor de la Historia,
te levantó, te puso en pie.
Yo sé que resucitaste.
Lo sé. Y creo en ti,
SEÑOR RESUCITADO.

  • Poema: NO SE TRATA DE

No se trata de “¿cómo murió?” sino de “¿cómo vivió?”
No se trata de “¿cuánto ganó?” sino de “¿cuánto dio?”
Estas son las unidades para medir el valor
De todos los seres humanos, y no su nacimiento.
No se trata de “¿Tuvo dinero?” sino de “¿Tuvo corazón?”
¿Tuvo siempre una palabra amable, una sonrisa?
¿Supo siempre enjugar una lágrima?
¿Estuvo al lado del que le necesitó?
No importa cuál fue su templo, ni cuál fue su credo.
Lo que importa es si ayudó a los necesitados.
No importan los elogios que, al morir, le hizo la prensa.
Lo que importa es cuántos lloraron su muerte.

  • Palabra de Dios Jn 15, 12-17
  • Momento de silencio para meditar sobre la Palabra de Dios a partir de la película y lo discutido en el debate. Se puede compartir luego lo reflexionado y hacer una oración.
  • EL JUSTO ANTE DIOS – Adaptación del salmo 14

Señor, ¿quién puede habitar en tu presencia?
Quien actúa con honradez
y practica la justicia
Quien tiene intenciones rectas
y no calumnia con su palabra
Quien no hace mal a su prójimo
ni calumnia al vecino,
quien es capaz de denunciar la injusticia
y valorar la misericordia.
Quien no explota a los otros,
ni acepta sobornos contra el inocente
Quien tiende su mano al que lo necesita
quien se estremece ante el mal que destruye, mutila, excluye y abandona.
Quien vive agradecido por las oportunidades
y consciente de lo que puede hacer
por tu reino en este mundo.
Quien ama, sin límites…
Quien así obra nunca fallará…

  • Padrenuestro

(Preparado por Carlos Comendador)

Puedes ver aquí el trailer de la película (en alemán con subtítulos en inglés)

GD Star Rating
loading...

1 Comment

One Response to “Sophie Schooll, los últimos días”

  1. viviana catalina lapel salcedo dice:

    Me parece una película orientativa de la vocación de servicio que todos tenemos. Ella la realizó heroicamente pues las circunstancias lo requería, sino hubiera sido una cómplice mas de nazismo. Actualmente, quizá no sea necesario morir físicamente para ser coherente con esa vocación pero si morir a la propia fama, poder, imagen, comodidad, etc.

    GD Star Rating
    loading...

Leave a Reply