Trash, ladrones de esperanza

1.Ficha técnica

Título original: Trash
Año: 2014
Duración: 115 min.
País: Reino Unido
Director: Stephen Daldry
Guión: Richard Curtis (Novela: Andy Mulligan)
Música: Antonio Pinto
Fotografía: Adriano Goldman
Reparto: Rickson Tevez, Eduardo Luis, Gabriel Weinstein, Rooney Mara, Martin Sheen, Wagner Moura, Selton Mello, André Ramiro, Jesuita Barbosa, Daniel Zettel, José Dumont, Gisele Fróes, Maria Eduarda, Nelson Xavier, Stepan Nercessian.
Género: Aventuras. Drama. Thriller | Pobreza. Crimen

2.Sinopsis

Dos niños de las favelas de Río de Janeiro encuentran una cartera en el vertedero donde buscan a diario, pero no se imaginan que este descubrimiento podría cambiar sus vidas. Cuando la policía local aparece para ofrecerles una generosa recompensa por la cartera, los dos chicos, Rafael y Gardo, comprenden que han encontrado algo importante. Deciden recurrir a su amigo Rata y los tres se lanzan a una extraordinaria aventura para intentar quedarse con la cartera y descubrir el secreto que esconde. (FILMAFFINITY)

3.Comentario vocacional

Desde un vertedero de Río de Janeiro recibimos una lección sobre una serie de valores que fundamentan una opción vocacional desde una madurez humana. La historia que nos propone Stephen Daldry puede parecer a más de uno algo irreal, inverosímil. Por ello conviene ver la película como si se tratara de un cuento del que podemos entresacar una enseñanza moral, más que como una historia “real”.

Trash, ladrones de esperanza cuenta la historia de Rafa y Gardo que se encuentran una cartera en el vertedero donde acuden todos los días para buscar algo que les ayude a vivir. Viendo el interés que tiene la policía por dicha cartera deciden quedársela. Con la ayuda de su amigo Rata iniciarán una aventura descifrando las pistas que su propietario dejó hasta hacer caer a un importante político corrupto.

En el ritmo vertiginoso del film nos sentimos cercanos a los chicos porque en el fondo queremos que triunfe la justicia y la verdad, que es lo que ellos buscan. Al estar contada desde una mirada infantil, la película hace que desde los vertederos de Río de Janeiro nos preguntemos por el origen de la corrupción y que nos cuestionemos sobre la injusticia de un país que, habiendo acogido un Mundial de futbol y unas Olimpiadas, poco ha hecho por los más necesitados.

Lo primero que nos llama la atención de estos chicos es su convicción por hacer lo que creen que deben hacer. Cuando se les pregunta por qué siguen sin entregar la cartera a pesar de los riesgos que les está ocasionando, confiesan que “hay que hacer lo correcto”. Es la idea de justicia que late en el fondo de esta afirmación. Sin ceder a chantajes o amenazas, al miedo y a la tortura, quieren terminar el trabajo de denuncia contra la corrupción que inició Jose Angelo, el propietario de la cartera.

Probablemente esta idea de justicia la entienden desde su formación cristiana. La fe de los chicos aparece muy bien presentada en la película. Rezan, dan gracias a Dios, piden por ellos mismos y por quienes sufren los atropellos de la policía. A pesar de su situación miserable sienten a Dios cercano. Por eso ante la duda de sus amigos Gardo será capaz de confesar “Dios nos escucha”.

En este sentido afirma Josan Montull: “La fe en Dios aparece como exigencia ética para vivir la solidaridad y la justicia. Dios impulsa a hacer lo correcto y en Él encuentran los protagonistas el sentido último de la vida. No es una fe remilgada ni desubicada del contexto, la relación con Dios se ve con una normalidad apabullante; en la capilla se encuentran como en casa, duermen (incluso sobre el altar), se protegen y hasta bailan”.

Otro valor vocacional importante que descubrimos en la película es la lealtad. Rafa, Gardo y Rata muestran entre ellos una fidelidad que les ayuda a superar todos los obstáculos y dificultades que les acarrea esta aventura. La fidelidad a los grandes proyectos se aprende en las cosas pequeñas de cada día. La lealtad al grupo, a los amigos, es una escuela para saber vivir la vocación junto con otros y no de manera aislada.

Conviene poner de manifiesto la libertad interior de los protagonistas. Es una libertad que no les libra de ser codicioso y esclavos del dinero, aun cuando se han convertido en ricos. Reconocen que ese dinero no les pertenece, que es fruto de la corrupción y que debe volver por ello a aquellos que más lo necesitan: sus vecinos del vertedero (que, además sufrieron un incendio por culpa de ellos)


No podemos dejar de lado la presencia de la Iglesia católica que hay en la película. El padre Juilliard y la volu
ntaria americana Olivia nos muestran una Iglesia presente en las periferias. La Parroquia es un hogar, un lugar de acogida y de descanso, de formación y de celebración. El sacerdote buscará desesperadamente a Rafa ante la policía cuando es apresado. Al final, junto con Olivia denunciarán el caso de corrupción implicándose personalmente y publicándolo en los medios de comunicación.

Trash, ladrones de esperanza nos permite reflexionar sobre la determinación, la justicia, la fe, la generosidad, la fidelidad, la lealtad, la libertad y desapego…

Dado que la película está ambientada en una periferia nos hará bien escuchar lo que dijo el Papa Francisco: “Dios no tiene miedo de las periferias. Por eso, si ustedes van a las periferias lo encontrarán allí. Dios es siempre fiel, es creativo”.

4.Materiales para trabajar la película

4.1.Ver y analizar

  • ¿Cuál es la realidad social de Río de Janeiro que aparece reflejada en la película?
  • ¿Por qué los chicos no devuelven la cartera? ¿Qué es lo que les hace seguir hacia adelante?
  • ¿Qué valores destacarías en Rafael, Gardo y el Rata?
  • ¿Cómo viven su fe cristiana?
  • ¿Qué papel juega el padre Juillard en la vida del vertedero? ¿Qué valor tiene?

4.2.Nos interpela

  • ¿Cuál es tu reacción ante una periferia como la del vertedero de Río de Janeiro?
  • ¿Qué periferias conoces en tu ciudad? ¿En qué estarías dispuesto a implicarte?
  • ¿Qué hubieras hecho si hubieses encontrado tú el dinero?
  • ¿Qué es lo que compartes en tu grupo de amigos?
  • ¿Qué te inspira la película?
  • ¿Por qué el subtítulo “ladrones de espanza”?

4.3. Oramos

  • Canto para crear ambiente
  • ESTAMOS SENDIENTOS

Estamos sedientos
pero acudimos a otras fuentes a saciarnos:
sus anuncios nos regalan la “felicidad” en una bandeja
y volvemos a ellos una y otra vez.
Tenemos sed de Justicia,
pero tratamos de calmarla dando un vistoso donativo de vez en cuando.
Tenemos sed de un mundo más igualitario,
pero se nos quita al llegar las vacaciones y hacer bellos planes de viajar para “dorar” la piel en exóticos lugares en los que gastar tanto,
es una indudable ofensa para tantos y tantas pobres.
Tenemos sed de compartir,
pero, cuando organizamos fastuosos banquetes – en comuniones, bodas….-
o preparamos la fiesta de Navidad, en nuestras mesas se despilfarra,
se desaprovecha y se tira y después, lo justificamos todo porque eso sabemos hacerlo muy bien.
Tenemos sed de perdón y paz,
pero armamos un lío tremendo por cualquier tontería y guardamos viejas deudas.
nos sigue costando mucho perdonar y olvidar.
Tenemos sed, Señor, pero, como ves, se nos nota poco.
Danos sed. Haz que pasemos auténtica sed, para que hablemos menos
y aprendamos a ser más coherentes.
(Juanjo Elezkano)

 

  • ¡CUÁNTO HEMOS DE APRENDER AÚN!

Señor, ¡cuánto hemos de aprender aún!
¡Cuánto hemos de aprender a callar
viendo lo que sufren y padecen otros!
Sin embargo nos quedamos “atrapados”
en nuestros sufrimientos personales y, a lo más, familiares.
Sabemos poco de lo que es la intemperie,
poco entendemos de la desnudez en esta sociedad consumista;
la inseguridad nos pone nerviosos y hemos aprendido a justificarlo todo.
Por eso necesitamos una conversión continua,
porque las conversiones “de momento” las sabemos manipular.
Ven Tú y sácanos de nuestro “diminuto mundo”.
Ábrenos a las noticias buenas que hablan de solidaridad y entrega.
Haz que dentro de nosotr@s surja una insatisfacción
que nos ayude a cambiar, a plantearnos las grandes preguntas del Evangelio
y a dar pasitos sencillos hacia el estilo de vida que Tú nos enseñas.
Perdónanos “tantas y tantas deudas” y diles a nuestr@s herman@s pobres
que ell@s también traten de perdonarnos.
(Juanjo Elezcano)

  • Palabra de Dios: Mt 25, 31-46
  • Momento de silencio. Después de un tiempo se puede compartir lo reflexionado o hacer peticiones espontáneas.
  • Oración para ser misericordioso

“Oh Señor, deseo transformarme toda en Tu misericordia y ser un vivo reflejo de Ti. Que este supremo atributo de Dios, es decir su insondable misericordia, pase a través de mi corazón al prójimo.
Ayúdame, oh Señor, a que mis ojos sean misericordiosos, para que yo jamás recele o juzgue según las apariencias, sino que busque lo bello en el alma de mi prójimo y acuda a ayudarla.
Ayúdame, oh Señor, a que mis oídos sean misericordiosos para que tome en cuenta las necesidades de mi prójimo y no sea indiferente a sus penas y gemidos.
Ayúdame, oh Señor, a que mi lengua sea misericordiosa para que jamás hable negativamente de mis prójimos sino que tenga una palabra de consuelo y perdón para todos.
Ayúdame, oh Señor, a que mis manos sean misericordiosas y llenas de buenas obras para que sepa hacer sólo el bien a mi prójimo y cargue sobre mí las tareas más difíciles y más penosas.
Ayúdame, oh Señor, a que mis pies sean misericordiosos para que siempre me apresure a socorrer a mi prójimo, dominando mi propia fatiga y mi cansancio. (…)
Ayúdame, oh Señor, a que mi corazón sea misericordioso para que yo sienta todos los sufrimientos de mi prójimo (…)
Que Tu misericordia, oh Señor mío, repose dentro de mí” (Diario, 163).

(Santa María Faustina)

  • Padrenuestro

Preparado por Carlos Comendador.

GD Star Rating
loading...

No Comments

Leave a Reply