Tsotsi

Tsotsi, 9.5 out of 10 based on 4 ratings

1.Ficha técnica

Dirección: Gavin Hood.
Países: Reino Unido y Sudáfrica.
Año: 2005.
Duración: 94 min.
Género: Drama.
Interpretación: Presley Chweneyagae (Tsotsi), Terry Pheto (Miriam), Kenneth Nkosi (Aap), Mothusi Magano (Boston), Zenzo Ngqobe (Butcher), Zola (Fela Ndlovu), Rapulana Seiphemo (John), Nambitha Mpumlwana (Pumla), Jerry Mofokeng (Morris), Ian Roberts (Capitán Smit), Percy Matsemela (Zuma).
Guión: Gavin Hood; basado en la novela “Tsotsi” de Athol Fugard.
Producción: Peter Fudakowski.
Música: Mark Killian y Paul Hepker.
Fotografía: Lance Gewer.
Montaje: Megan Gill.
Diseño de producción: Emelia Weavind.
Dirección artística: Mark Walker.
Vestuario: Nadia Kruger y Pierre Vienings.

2.Sinopsis

En uno de los barrios más miserables de Johannesburgo (Sudáfrica), Tsotsi, un chaval de 19 años, ha borrado todos sus recuerdos, incluyendo su nombre real. Tsotsi significa “matón” o “gánster” en el argot callejero del gueto. Huérfano desde muy pequeño y obligado a salir adelante por sus propios medios, Tsotsi ha llevado una vida de privaciones extremas, tanto físicas como psíquicas. Tiene escasa conciencia de los sentimientos de los demás y se ha endurecido borrando cualquier sentido de la compasión. Gobernado por el impulso y el instinto, le mueve el miedo que inspira a otros. Sin nombre, sin pasado, sin ningún plan para el futuro, en un presente lleno de rabia, Tsotsi lidera su propio grupo de marginados sociales… (FILMAFFINITY)

3.¿Porqué “Tsotsi” es una película vocacional? Apuntes para el animador.

Esta propuesta de Gavin Hood que se llevó el Oscar a la mejor película de habla no inglesa, nos presenta una lección de humanidad con gran profundidad pero a la vez, sin grandes pretensiones cinematográficas. Es en el fondo la historia de alguien que descubre la vocación a la vida después de haber vivido dándole la espalda.
Efectivamente, Tsotsi, es un joven sin pasado ni futuro. Sus amigos no saben nada de él, ni siquiera su nombre, el verdadero, el que le puso su madre. Sólo vive representando el rol de “matón”, de “gánster” (este es el significado de Tsotsi). La violencia es su lenguaje y sólo vive al día preparando un robo momentáneo que le permita ir tirando, a él y a sus seguidores. Es tan duro que parece no tener sentimientos, una empatía mínima de base para ponerse en el lugar del otro que sufre sus atropellos.
Tsotsi y sus amigos, habitantes en el barrio de Soweto de Johannesburgo, sufren las consecuencias de las diferencias entre las clases y los barrios, algo bien mostrado en el film. En Soweto solo se sobrevive desde la ley del más fuerte.
El director nos irá explicando a través de algunos flash-backs su situación familiar, su madre enferma (posiblemente de SIDA), su padre borracho y violento, su huida, su vida como un “niño de la calle”… Y empezamos a comprender las causas de su drama.
La vida de Tsotsi parece condenada al fracaso, a la muerte, al rechazo por parte de sus propios colegas. Pero todo cambia gracias a un bebé, el bebé que encuentra en un coche robado después de haber disparado a la madre. Tsotsi se resiste a desprenderse de él y se las ingeniará para alimentarle y cuidarle. Pero es algo que le sobre pasa. Quizá su cambio comienza cuando se da cuenta de que solo no puede hacerse cargo del niño. Siente la necesidad de ayuda, una ayuda que encontrará (a punta de pistola) en Miriam, la mujer que va a amamantar al niño.
El bebé, pues, lo va a redimir, a salvar, descubriendo en el fondo de su corazón los buenos sentimientos que hay en todo hombre, hecho a la imagen de Dios (esto mostrado de una manera demasiado simple). También el buen hacer, el cariño y la ternura de Miriam hacen despertar en Tsotsi el recuerdo de una madre que nunca tuvo, quizás porque siempre estaba enferma.
Este pequeño proceso de conversión le llevará a pedir perdón a Boston (el colega a quien le había dado una paliza por molestarle con preguntas indiscretas) y a interesarse por la vida de perro que lleva un minusválido que pide limosna en el metro. Finalmente, Tsotsi devolverá el hijo a sus padres, aunque le cueste ser arrestado (el final de la película podría haber sido mejor). De todas maneras, al final y en el fondo, Tsotsi se siente liberado.
En antropología de la vocación decimos que la primera vocación es la llamada a la vida. Tsotsi no había respondido adecuadamente a esta invitación: malvivía su vida, la estaba echando a perder como el hijo pródigo, simplemente sobrevivía. Pero el estado de necesidad y de abandono de un bebé lo redime y lo pone en el camino de la conversión. Él sentirse necesitado lo pondrá en marcha para curar las heridas aún no sanadas de su pasado. ¿Sabrá Tsotsi vivir esta segunda oportunidad? ¿Lo sabremos hacer nosotros?

4.Materiales para trabajar la película

4.1.Ver y analizar

  • ¿Quién es Tsotsi? ¿Cómo lo defines?
  • ¿Cómo es el entorno en el que ha evolucionado? ¿Qué es lo que explica su manera de vivir?
  • ¿Qué futuro le presenta en su vida?
  • ¿Qué es lo que le hace cambiar?
  • ¿En qué se nota este cambio?

4.2.Nos interpela

  • ¿Qué te sugiere la película?
  • ¿Qué heridas de tu pasado tienes aún abiertas? ¿En qué aspectos de tu vida tienes que pasar página para mirar libremente al futuro?
  • ¿Qué experiencia tienes de conversión, de evolución?
  • ¿Quién te ha ayudado a cambiar? ¿Cómo?
  • ¿Cómo crees que estás aprovechando el don de la vida?
  • ¿Cómo estás respondiendo a la invitación de vivir en plenitud?
  • ¿Qué otro título pondrías a la película?

4.3.Oramos

  • Canto apropiado y conocido por el grupo
  • POEMA

Cuando vengáis, no os olvidéis la vida,
mantenida caliente entre los brazos.
No seáis espectadores. A retazos
no la desparraméis por la avenida.
Traedla tal cual es, vida vivida:
Doblegada de viento y de zarpazos
arañada; tiesa también con lazos
de paz, de amor, de júbilo prendida.
Venid sin maquillar. Portad la duda,
el desencanto, el grito de protesta.
Vestios de todo aquello que hoy se lleva.
Pero llegue vuestra alma bien desnuda,
con hambre de banquete, ansia de fiesta,
de par en par abierta a la vida nueva.
(Jorge Blajot)

  • ORACIÓN: Envíame, Señor

Señor, cuando tenga hambre,
envíame alguien necesitado de alimento.
Cuando tenga sed,
envíame alguien necesitado de bebida.
Cuando tenga frío,
envíame alguien necesitado de calor.
Cuando esté disgustada,
envíame alguien a quien consolar.
Cuando no pueda con mi cruz,
hazme compartir con algún otro su cruz.
Cuando me sienta pobre,
que comparta lo que tengo con el que tenga menos.
Cuando no tenga tiempo,
envíame alguien a quien pueda ayudar unos minutos.
Cuando esté desanimada,
dame alguien a quien poder animar.
Cuando me sienta incomprendida,
dame alguien que necesite comprensión.
Cuando piense únicamente en mí misma,
atrae mi atención hacia los otros.

  • Palabra de Dios Mt 19, 16-22
  • Momento para la reflexión personal sobre la Palabra de Dios, a la luz del debate de la película. Después se pueden compartir las reflexiones.
  • ORACIÓN: Despiértanos Señor

Despierta, Señor, nuestros corazones
que se han dormido en cosas triviales
y ya no tienen fuerza para amar con pasión.
Despierta, Señor, nuestra sed de ti,
porque bebemos aguas de sabor amargo
que no sacian nuestros anhelos diarios.
Despierta, Señor, nuestro anhelo de verte,
pues tantas preocupaciones nos rinden
y preferimos descansar a estar vigilantes.
Despierta, Señor, nuestra fe dormida,
para que dejemos de tener pesadillas
y podamos vivir todos los días como fiesta.
Despierta, Señor, nuestro espíritu,
porque hay caminos que sólo se hacen
con los ojos abiertos para reconocerte.
Despierta, Señor, tu fuego vivo.
Acrisólanos por fuera y por dentro
y enséñanos a vivir despiertos.
Ulibarrri Fl.

  • ORACIÓN POR LA JUVENTUD

Señor, te pedimos por tantos jóvenes sin entusiasmo;
– para que haya cada día más jóvenes valientes que encuentren en ti el ideal de sus vidas.
Señor, te pedimos por tantos jóvenes caídos que no encuentran a nadie que les extienda la mano para ayudarlos a levantarse;
– para que haya cada día más jóvenes inquietos con afán de renovar el mundo que les rodea.
Señor, te pedimos por tantos jóvenes adormecidos y despreocupados por los problemas de los demás;
– para que haya cada día más jóvenes en la lucha y les impulses hacia ideales generosos.
Señor, te pedimos por tantos jóvenes que se sienten incomprendidos;
– para que haya cada día más personas que, de una vez por todas, confíen en la juventud.

  • Padrenuestro

Preparado por Carlos Comendador
Puedes ver aquí el trailer de la película:

GD Star Rating
loading...

No Comments

Leave a Reply